Tarea de titanes: el Gobierno dosifica el esfuerzo y los bonos languidecen

Hoy no hay nada que impulse a los bonos. Y es grande la tentación de tomar ganancias tras el rebote de la semana pasada. Ayer el Gobierno se corrió: el Tesoro compró alrededor de u$s 30 millones y el Central u$s 15 millones.

20deAgostode2008a las07:47

Día oscuro en los mercados externos, y día apático en el plano local. Es que si bien el Merval y los bonos argentinos no cayeron a la par de lo que se vio en Wall Street, el panorama no deja de ser más que preocupante. En materia de títulos públicos, otrora “salvados” por la intervención oficial, la situación deparó bajas en los precios. Si bien no espeluznantes, bajas al fin que reflejan el poco peso que tienen las compras que realizan en el Gobierno para “sostener” las cotizaciones. De hecho, ayer los operadores veían que la mano K (no precisamente la “invisible” de la que hablaba Adam Smith) sólo acompañó los precios, pero no los impulsaba. Se afirmó, incluso, que las adquisiciones se estaban viendo principalmente en los bonos en dólares con el Bonar 10 el Boden 12 a la cabeza, y que en total no se compraron más de u$s 30 millones (y sólo u$s 15 millones adicionales por parte del Central). La foto mostró que en el MAE se negociaron u$s 421 millones en renta fija, un monto bajísimo.

Algunos consideraban que esto era predecible ya que si bien el viernes pasado Economía informó que se llevaban volcados u$s 270 millones y no más de u$s 500 millones como se creía en el mercado (sobre un total esperado de u$s 1.000 millones), la contundencia de las intervenciones no podrían sostenerse a ese ritmo. “La estrategia se vino diluyendo y como no aparecieron novedades con respecto a algunos cambios en el Gobierno, el mercado vuelve a padecer”, decían desde un banco haciendo referencia a que la indefinición en torno los cambios en el INDEC, sumado a la vuelta de un sector del campo a las rutas, genera un clima en donde nadie quiere estar posicionado en riesgo argentino.

Así las cosas, el Discount en pesos cerró ayer con una merma del 1,21% mientras que el Par emitido en la misma moneda ajustó 0,45% y los cupones perdieron entre 4% y 7%. “El mercado está como un planeador que le falta combustible. Por ahora, sólo planea, pero si alguien le pusiera un poco de combustible tiene mucho para subir. No hay que olvidar que los precios están muy deprimidos y que el Gobierno está recomprando títulos que cotizan a precio de default. Mucho más abajo no se puede ir a buscar al mercado, pero para que pase algo se necesita algo que los impulse”, describía Bruno Simieli, analista de Intervalores Sociedad de Bolsa.

“El mercado está dando un tipo de ultimátum. Le pide al Gobierno que demuestre que va a hacer cambios, algo distinto de lo que se vino viendo hasta ahora. Porque esa idea está flotando en el aire todavía, pero ante la falta de resultados el mercado se tensiona”, señala Francisco Prack, economista jefe de Grupo SBS. Para el especialista, todo dependerá de lo que haga el Gobierno, porque los títulos están sostenidos artificialmente a pesar de que los flujos de fondos siguen siendo muy negativos para los activos argentinos. “La plaza está languideciendo y la Argentina sigue perdiendo peso en las carteras de los inversores”, añade Prack. Para Mariano Tavelli, vicepresidente de Tavelli & Cía., el Gobierno seguirá acompañando al mercado pero no convalidará precios mayores de los bonos. “Creo que el nivel de precios se mantendrá, en caso de que el mercado caiga ahí saldrán a recomprar con un poco más de fuerza pero de otra forma no veo que sigan actuando tan agresivamente”, decía. Claves: quienes ganaran más de 11% con la subas de la semana pasada, ésta es una clara oportunidad para tomar ganancias. No hay atractivo en bonos, con lo cual cualquier suba que se prolongue por un par de días es suficiente atractivo para vender y esperar a que ajusten para volver a ent

Temas en esta nota

    Cargando...