Las petroleras dejan de aceptar el pago con tarjetas de crédito

YPF lo está dejando de hacer en sus bocas propias. Petrobras lo hará desde setiembre.

Por
21deAgostode2008a las07:36

Las petroleras están dando un último empujón a las tarjetas de crédito. Así, el rechazo al pago con plástico que había empezado en los surtidores más humildes se extiende ahora a las bocas más importantes, las que son propiedad de las propias YPF o Petrobras, por caso.

El 60% de las 1.600 estaciones de servicio de YPF, la petrolera que domina la mitad de la venta de combustibles del país, ya no acepta el pago con tarjetas de crédito, reconocen en la propia petrolera. "Pero además ahora empezó a rechazarlas la red propia de YPF, Oppesa", señalan en el sector. "Aunque suceda, no es una orden directa nuestra", retrucan en YPF.

Tomando como base lo que está sucediendo en YPF, Petrobras, que ocupa el segundo lugar en el ranking de ventas de combustibles, avanza en una medida similar.

"A partir del 1° de setiembre no aceptaremos tarjetas de crédito en las estaciones de servicio propiedad de Petrobras --señalan en la compañía--. Más allá de cuántas bocas de las que están concesionandas hoy las acepten o no."

En Shell señalaron, ante este cuadro de situación, que "en principio nosotros no dejaremos de vender con tarjeta, pero analizaremos cómo evoluciona el tema". En Esso fueron taxativos: "Nosotros seguiremos vendiendo con tarjetas." En todos los casos, claro, se refieren a las bocas propias, a las que son propiedad de la petrolera, porque en las otras decide cada propietario, y ahí el tema está candente (ver Comisiones...).

El factor que desencadenó esta decisión de no aceptar el pago con tarjetas es la paulatina pérdida de rentabilidad del negocio de los combustibles, dicen los empresarios. Las comisiones que les cobran las emisoras de los plásticos por cada venta achican más esos márgenes, aseguran.

Sin embargo, la semana pasada YPF aumentó un 6% en promedio el precio de los combustibles. Y esa medida implicó que las otras petroleras reacomodaran sus precios, para evitar quedar por debajo: nadie quiere aumentar su porción de mercado en un negocio en el que, aseguran, pierden con cada litro de nafta o gasoil despachados.

Ese aumento de precios y esta retracción en la venta con tarjetas de crédito se da en el marco de una negociación que había lanzado el Gobierno buscando que las petroleras bajasen los valores en los surtidores, algo que no fue aceptado por las compañías.

También tiene como contexto otras medidas restrictivas que aplican las petroleras a la venta de combustible, como el cupo a las ventas, el cierre de las estaciones de servicio por la noche o la menor cantidad de empleados en los surtidores, lo que genera colas y demoras a los clientes.

Por Marcelo Canton.

Temas en esta nota

    Cargando...