Se frena el crédito a la producción y al consumo

Impacta la incertidumbre económica, según dos informes.

21deAgostode2008a las07:41

El fuerte salto que registraron las tasas de interés en los últimos meses y el clima de incertidumbre que domina la economía nacional contribuyeron para agudizar la tendencia a la desaceleración que muestran los créditos en las últimas semanas, según coincidieron en alertar dos informes privados ayer.

Durante junio, los bancos otorgaron un 23% menos de créditos personales que en mayo, según consigna la consultora Finsoport, que además destaca que el número de operaciones de este tipo pactadas durante ese mes fue el "menor del semestre".

Por su parte, la consultora Abeceb.com sostiene que en los últimos trimestres se comenzó a observar una desaceleración en la tasa de crecimiento del stock de crédito al sector privado que está generando "una pérdida de participación en el stock total de financiamiento del sector o las actividades productivas en favor del financiamiento al consumo y las personas físicas".

Ambos datos contribuyen a pensar en un paulatino enfriamiento de la actividad económica y confirman que las empresas se están encontrando con un contexto mucho menos favorable para acceder al financiamiento en los términos que necesitan para motorizar inversiones o sostener su actividad sin sufrir presiones extras en su estructura de costos.

El trabajo de Finsoport detectó que durante junio los bancos pactaron 75.000 operaciones de crédito menos que en el mes precedente. Además, observa que los montos medios desembolsados por operación, que habían promediado los 6000 pesos en abril y mayo, se recortaron hasta los 5700 en junio.

"El efecto combinado de una menor cantidad de operaciones y montos promedio más acotados derivó en un descenso mensual de los montos otorgados del orden del 27%", indica la consultora.

Peor oferta, menos demanda
La desaceleración en el ritmo de crecimiento de los créditos al sector privado es una de las consecuencias de las turbulencias que afectaron a la economía doméstica durante los últimos meses.

"Los promedios mensuales de saldos diarios se expandían a una tasa mensual que, anualizada, se ubicaba en torno de 15%. En este contexto, conviene recordar que los préstamos personales habían resultado la operatoria «estrella» del mercado hasta aquí, con niveles de crecimiento anualizado que a fines de mayo superaban el 70%", recuerda el informe.

La contracción resultó más evidente entre los préstamos personales superiores a $ 10.000, "observándose que para créditos superiores a $ 50.000 el descenso de los montos otorgados llegó a rozar el 50%, lo que podría estar indicando que los que acudían a este tipo de financiación para concretar inversiones personales han decidido postergarlas frente al cambio en la oferta y la incertidumbre general", interpreta Finsoport.

Para los técnicos de la consultora, este comportamiento del mercado se habría agudizado en julio y durante este mes.

"A pesar de que no existen estadísticas sobre operaciones concertadas, el stock de préstamos personales revela un crecimiento equivalente a la cuarta parte que registraba en mayo pasado", explican. Con todo, las empresas parecen ser las que más sufren por la restricción del crédito. "En el primer semestre de 2008 el total de créditos productivos aumentó 8,5%, mientras que durante 2007 lo había hecho a un ritmo del 34% anual", aporta por su parte un trabajo difundido por la consultora Abeceb.com.

Según datos oficiales, el crédito bancario con destino a las empresas disminuyó en $ 558 millones durante el último mes, acumulando un retroceso de $ 1710 millones desde el máximo nivel que el stock total de este tipo de financiaciones había alcanzado el 13 de julio.

Los analistas advierten que el retroceso se da en el marco de la fuerte incertidumbre que afecta a la economía local respecto del futuro

Temas en esta nota

    Cargando...