Una guía para tratar de dilucidar qué hacer con los ahorros de acá a fin de año

Entre las opciones más mencionadas figuran los cheques, los fideicomisos y los inmuebles, como puede ser una cochera.Con cheques, se pueden obtener retornos de 15% a 120 días (tres puntos más que un plazo fijo). Los fideicomisos pagan hasta el 16,7% para el caso de una duración de cuatro meses. Solo si el cliente insiste mucho, los analistas se animan a señalar alguna acción o título público. Tenaris, Petrobras y los bonos bien cortos, como el Pre 8 o el PR11, sobresalen.

21deAgostode2008a las07:44

Para el ahorrista mediano que aspire a un destino feliz para sus modestos pesos (o dólares), y que pretenda obtener rendimientos tan atractivos como “audaces” en lo que queda de este año, la recomendación es una: guardar su audacia para otros momentos.

Los analistas y operadores reconocen que, frente a estos tiempos de decepciones locales y volatilidad externa, se ven obligados a asesorar a sus clientes con opciones altamente conservadoras y a apaciguarles el arrojo que a veces muestran hacia lo más riesgoso.

“Hoy, como están las cosas, hay que ir a lo seguro. Es un momento como para ser muy cautelosos, porque está todo muy volátil. No es para jugarse demasiado. Hay que evitar perder el capital con cosas demasiado sofisticadas”, aclaran en Finsoport.

Poco para elegir

Ante esa premisa, las alternativas quedan bastante más acotadas: plazos fijos, alguna que otra moneda extranjera; un inmueble, como puede ser una cochera; o, a lo sumo, cheques avalados, fideicomisos o cauciones bursátiles.

Es cierto que podría verse algo más tentador si se optara por acciones o títulos locales. Pero hoy nadie se anima a recomendarlos para el ahorrista de a pie, sin antes poner muchos peros y recaudos. “Los bonos y las acciones probablemente puedan rendir mucho más, porque cualquier mejora en el riesgo país o en la economía, por ejemplo, va a repercutir favorablemente”, explicó el analista de Puente Hermanos, Juan Ignacio Di Santo. El problema, recordó un analista, es esa sensación de “espanto” que dejaron en el mercado.

En Puente Hermanos sugieren desde hace tiempo volcarse, por ejemplo, a cheques avalados, que a 120 días muestran rendimientos de 15% (tres puntos más que un plazo fijo), y hasta de 22% a un año; o sobre fideicomisos que, incluso tras el “impuestazo”, seducen con retornos de hasta el 16,7% (para el caso de una duration de cuatro meses).

Hay en esto algunas advertencias necesarias para Leandro Verrier, de Bull Market Broker: “Con tanta incertidumbre en acciones, las tasas de los cheques bajaron mucho, con lo cual hoy, libre de comisiones, se puede ganar entre el 11% y 12%. En fideicomisos las tasas son más atractivas, y además protegen de algunos cimbronazos porque algunas son variables; pero el dinero queda inmovilizado mucho tiempo, porque en general la duration no es menor al año”, aclaró. Tampoco cree que deba despreciarse la caución bursátil (préstamos con garantía de acciones): da retornos más bajos, de entre 7% y 9% (menos una comisión del 1% anual), pero a plazos de unos pocos días.

¿Ladrillos for ever?

El inmueble tampoco desaparece ahora entre las grandes tentaciones de bajo riesgo. El problema: hoy es difícil conseguir una vivienda, en Capital, por debajo de los 40.000 dólares; y es mejor apuntar, en cambio, a una modesta cochera de un lugar no demasiado denso.

“No hay muchas. Pero quizás aparece alguna en Almagro, por ejemplo, o en Boedo, de entre 8.000 y 10.000 dólares, que deja una rentabilidad bruta de entre 9% y 10%, porque el alquiler está en los $ 250. En el microcentro, en cambio, ya hay que hablar por encima de los u$s 20.000”, comentó el socio de Reporte Inmobiliario, José Rosado.

En departamentos, aclaró Rosados, el riesgo es menor: “Sostiene el capital a largo plazo, y tiene una rentabilidad por alquiler que está en el orden

Temas en esta nota

    Cargando...