La ganadería nacional no disminuyó su producción

Si bien La Pampa perdió un elevado porcentual de su stock, la tendencia es de un fuerte crecimiento en la zona extra-pampeanas. UN OBJETIVO. Los expertos están trabajando en el reordenamiento territorial de la ganaderia argentina.

Por
22deAgostode2008a las17:04

La ganadería argentina ha visto reducida su superficie por la importante expansión de la agricultura. En los últimos 14 años el incremento de la superficie sembrada con cosecha gruesa supera los 11 millones de hectáreas. Este incremento tuvo a la soja como principal protagonista, que en ese período pasó de 5,8 millones a 16,1 millones de ha cultivadas.

Esta tendencia puede ser aún más manifiesta en los próximos años a partir del protagonismo que el maíz está adquiriendo a nivel mundial como materia prima de biocombustibles. A ellos hay que agregar la aparición de los maíces RR que amplían sus posibilidades en zonas no tradicionales para este cultivo.

A pesar de la reducción de la superficie ganadera estimada en unas 11 millones de ha, el stock ganadero no disminuyó. Por el contrario, mostró una tendencia leve al crecimiento cercano a los 2 millones de cabezas en los últimos cuatro años. Para llegar a esta cifra se considera, como último dato estadístico, la vacunación de enero pasado y es probable que esa tendencia no se mantenga en 2008 si se considera la mayor faena de hembras registrado a partir de noviembre de 2006.

En los últimos años también se registró un aumento en la producción de terneros cercana al millón de cabezas. Sin embargo, fue a consecuencia del incremento en el número de vacas más que a una mejora en la eficiencia productiva. Mientras el número de vacas creció en igual hasta más de 1,5 millón de cabezas, la tasa de destete permaneció invariable en el 63%.

Según un informe del ingeniero Daniel Rearte, del INTA Balcarce, en la revista Brangus, el mantenimiento del stock ganadero ante la reducción de la superficie ganadera fue acompañado de un reordenamiento territorial de la ganadería. En los últimos 14 años hubo un claro crecimiento ganadero en las regiones extra pampeanas, acompañados de una inicial disminución y luego estabilización de los stock en la región Pampeana. A pesar del desplazamiento de la ganadería hacia las regiones extra pampeanas, aquella región continúa siendo la principal contenedora de hacienda en la Argentina.

Mientras en 1994, previo al boom de la soja, la zona pampeana concentraba el 62,4% del stock, actualmente se estima que llega al 55,7%. Esta disminución en un 6,7% sobre un stock nacional de 55 millones de cabezas significa que se perdieron más de 3,5 millones de cabezas en los últimos 14 años.

El NEA es la segunda región ganadera del país y fue el principal beneficiado con el achicamiento en La Pampa. Pasó de tener un stock nacional del 21,5% al 25,28%. Esto se tradujo en más de dos millones de animales.

El NOA es la región donde actualmente la ganadería está mostrando un mayor crecimiento. Esta expansión es consecuencia de la incorporación de sistemas silvopastoriles y de la implantación de pasturas megatérmicas de gran rendimiento forrajero, como es el Gatton panic.

En el período de análisis la participación del NOA pasó de 7,3% a 8,3% del stock nacional, lo que significa un incremento de más de medio millón de cabezas. Esta región es sin duda, la que mayor potencial de crecimiento del stock presenta cuando se la compara con el resto de las regiones extra pampeanas.

Temas en esta nota

    Cargando...