La inflación real se afianza y ya está en el 2% mensual

Los economistas privados advierten que el índice anual se va acercando al 30 por ciento.

25deAgostode2008a las07:37

La inflación argentina se acerca peligrosamente al 2% mensual. Si bien nadie pronostica una hiperinflación, los economistas y analistas privados advierten con preocupación una aceleración del costo de vida en los últimos meses, como consecuencia de una generalización de los aumentos en prácticamente todos los rubros de bienes y servicios.

Hasta el año pasado, la inflación mensual parecía estabilizada en torno al 1,5% mensual. Sin embargo, a partir del conflicto del campo, que tuvo un impacto inicial muy fuerte en los alimentos, los precios parecen haber entrado en una nueva lógica interna, con lo que la inflación anualizada se aleja cada vez más del 21 o 22% que se proyectaba a principios de año y se acerca al 30 por ciento.

"Entramos en una dinámica del 2% de inflación mensual y lo más grave es que el enfriamiento de la economía que ya se siente en varios sectores no está ayudando a frenar los aumentos de precios", explicó Ricardo Delgado, economista de la consultora Ecolatina.

Los analistas explican que a la suba en los precios de los alimentos que hoy enfrenta la mayoría de las economías del mundo se suman, en el caso argentino, factores internos que provocan aumentos cada vez más habituales en prácticamente todos los rubros.

"Para agosto estamos proyectando una inflación en torno al 2 por ciento, lo que implica cierta aceleración, ya que hasta hace pocos meses estábamos trabajando con un promedio del 1,5 por ciento mensual", explicó Fausto Spotorno, economista de la consultora Orlando J. Ferreres.

Impacto de vacaciones
"En agosto los alimentos se muestran un poco más tranquilos, pero el problema es que hubo otros aumentos importantes en taxis y cigarrillos, a lo que hay que sumar el tradicional impacto de las vacaciones de invierno en el rubro esparcimiento", explicó el economista.

Su colega Osvaldo Cado, de la consultora Prefinex, destaca que la llamada inflación núcleo -que abarca todos los bienes y servicios que no tienen estacionalidad- se ubica en torno del 1,2 o 1,3 por ciento mensual, pero esta cifra se ve potenciada por los aumentos de carácter más estacional o extraordinarios como los registrados en la electricidad o las prepagas, lo que termina elevando el índice de agosto al 2 por ciento.

Una posición un poco menos pesimista es la del economista Camilo Tiscornia, que también vislumbra una aceleración de los precios, con un alza del 1,7% del costo de vida en agosto, aunque destaca que todavía no hay peligro de que la inflación se desboque. "Para la estimación supusimos aumentos en prepagas y otros rubros como las expensas y la educación, con lo que, si el mes cierra únicamente con la suba en la medicina prepaga, el rango se podría bajar al 1,5 por ciento, lo que igualmente representa un índice muy alto", explicó.

Efecto inverso
Los analistas coinciden además en que la política que impulsa el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, de manipular las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) para desalentar las expectativas inflacionarias está teniendo exactamente el efecto inverso.

De acuerdo con la última medición de la Universidad Torcuato Di Tella, en agosto las expectativas de inflación de la población registraron una leve baja de dos puntos, pero se ubicaron igualmente por encima del 30% anual, lo que implica que la gente piensa que los precios están aumentando a un ritmo mayor aún de lo que indican todas las mediciones privadas.

"Este es un gobierno que genera inflación por todos lados y lo hace también por el lado de las expectativas. Lo grave es que éstas retroalimentan la inflación porque, cuando se cree que es del 25 por ciento, todos trabajan con una inflación hipotética del 30 por ciento para cub

Temas en esta nota

    Cargando...