El campo busca recuperar fuerzas desde Santa Fe y no teme meterse en política

Arranca hoy en el sur santafesino una seguidilla de asambleas rurales para recobrar protagonismo. Cuestionan la estrategia oficial de anuncios vacíos de contenido.

26deAgostode2008a las07:11

Mientras el campo buscará desde hoy reforzar sus reclamos con una serie de asambleas en el interior, por primera vez desde que se suspendieron las retenciones móviles, parte de la dirigencia rural agropecuaria no descartó que referentes de la mesa de enlace nacional vayan a incursionar personalmente en la arena política de cara a las elecciones de 2009.

Pablo Orsolini, vicepresidente de Federación Agraria (FAA), fue el encargado de dejar entreabierta la puerta para un acercamiento de los partidos políticos tradicionales a los principales dirigentes del conflicto que todavía no tiene resolución a la vista.

“A mí nadie me propuso ninguna candidatura, pero no lo descarto. Llegado el momento, se hablará y se tratará de consensuar”, enfatizó el dirigente al término de una reunión que compartió junto a los presidente de Sociedad Rural, Luciano Miguens; de Confederaciones Rurales, Mario Llambías, y de Coninagro, Fernando Gioino –recién retornado de su licencia médica– con el titular de la Pastoral Social, Jorge Casaretto. Con el obispo, el campo coincidió en la necesidad de auxiliar a los productores más pobres.

La postura de Orsolini refuerza la línea de otros dirigentes, como Eduardo Buzzi, presidente de FAA, o Llambías, que aunque niegan su postulación personal, coinciden en la necesidad de que el campo tenga representantes en el Congreso.

Más allá de los acercamientos con partidos de la oposición y las aspiraciones políticas individuales de los dirigentes, los ruralistas buscarán recomponer sus fuerzas desde hoy en la ciudad santafesina de Armstrong, en el cruce de las rutas 9 y 178, donde esperan una mayor convocatoria a la que logró el pasado sábado en el encuentro ganadero de la ciudad de Olavarría, que tuvo menor presencia y ánimos más calmados que los previstos.

Armstrong será el inicio de una serie de encuentros de productores. Mañana habrá asambleas en las ciudades cordobesas de Villa María y Cruz del Eje, el viernes será el turno de las santafesinas Carcarañá y Cañada de Gómez. La culminación estará el sábado en la capital entrerriana, Paraná, con un encuentro rural nacional a las puertas del túnel subfluvial que une esa ciudad con Santa Fe capital. Para la próxima semana, se planea una asamblea de tamberos –para evaluar los resultados del encuentro con Agricultura que habrá este jueves– en Brandsen o Lobos.

“No hace falta caldear los ánimos. La gente está mal y en el interior el malestar se nota con cada palabra que dice el Gobierno y con las soluciones no llegan”, comentan en las entidades nacionales.

Ayer, los dirigentes volvieron a advertir que si siguen sin aparecer planes concretos –con lechería y ganadería a la cabeza–, en 15 días puede declararse un nuevo paro agropecuario.

Eso porque consideran que el Gobierno sigue dilatando las respuestas que esperan los productores y que el accionar oficial “no cambió, sino que genera títulos sin contenidos”, tal como definió el vicepresidente de SRA, Hugo Biolcati.

Mientras, desde el Gobierno, desacreditaron los argumentos ruralistas. Con los mismos argumentos usados desde marzo. El propio secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, y el ministro de Justicia, Aníbal Fernández, fueron los encargados de salir al cruce de las reiteradas quejas del campo. “Se están empujando solos a las rutas. Estamos resolviendo un montón de cosas, (desde fines de julio) no hemos hecho nada poco generoso”, enfatizó Cheppi. Fernández, a su turno, sostuvo: “Me parece que están haciendo más política que discutir realmente por una política que beneficie al sector”. A eso se sumó la iniciativa oficial para llegar a 150 millones de tonela

Temas en esta nota

    Cargando...