El banco que debe financiar el tren bala, complicado

Fuertes pérdidas para el francés Natixis.

Por
26deAgostode2008a las07:46

Los fondos para el tren bala están en duda. El Banco Natixis, que debe suscribir los títulos que permitirán financiar la construcción del polémico tren de alta velocidad que unirá Buenos Aires con Rosario y Córdoba, afronta serios problemas financieros, afectado por la crisis hipotecaria que azota a los Estados Unidos y a Europa.

En marzo último, la entidad, que figura cuarta entre las más grandes de Francia, después del BNP Paribas, el Société Générale y el Crédit Agricole, desplazó al Société Générale, para financiar la obra, que demandará en principio unos 3000 millones de dólares.

Según reportes internacionales, Natixis está en busca de una capitalización de unos 3700 millones de euros, por los que emitiría acciones preferidas debido a las fuertes pérdidas registradas en el primer semestre del año, derivadas de los préstamos subprime.

El banco está planeando la emisión de acciones con derecho de voto preferido luego de que en el segundo trimestre del año tuvo que previsionar pérdidas por 1500 millones de euros que estuvieron originadas en la crisis del mercado hipotecario de Estados Unidos.

Los dos principales accionistas de Natixis -el Grupo Banque Populaire y el Grupo Caisse d Epargne, con 35% del paquete cada uno- garantizarían el fondeo, aunque anticiparon que dentro del plan habrá una "total reestructuración de las operaciones, activos y planes de financiación en los que interviene Natixis".

En otros términos, eso significa una amenaza para la financiación del tren bala, cuestión que ya venía trabada. El viernes habrá una asamblea general de accionistas en la que se aprobaría la capitalización y en la que Populaire y Caisse d Epargne se quedarían con una porción mayor de acciones. En lo que va del año, las acciones del banco cayeron casi un 60 por ciento. Ayer cerraron a 5,82 euros en la bolsa de París.

Difícil de fondear
Desde la gestación de la idea del tren bala, la financiación había sido complicada: el pliego de adjudicación establecía que quien presentara ofertas tenía que acompañar un banco que aportara el 50% del total del costo de la obra. El consorcio Veloxia, liderado por la francesa Alstom, la española Isolux y las locales Iecsa y Emepa, propuso la financiación del 80% para la parte electromecánica, otorgada por el Banco Société Générale, con una tasa del 5,2% anual y 16 años de plazo.

Pero pese a los esfuerzos, no se llegó a dar garantías al Société para lograr el desembolso. Finalmente, el banco afrontó una crisis por pérdidas de un ejecutivo que apostó dinero de la entidad. Entonces apareció Natixis, que no ostenta un presente mejor.

El Tesoro local emitiría un bono para cancelar la deuda, a 30 años de plazo y con siete de gracia.

Temas en esta nota

    Cargando...