Impacta en Punta del Este la incertidumbre económica argentina

Los operadores turísticos prefieren anticiparse a tiempos de mayor turbulencia y procuran diversificar el origen del público que toma vacaciones en esa zona balnearia.

26deAgostode2008a las16:21

El mercado inmobiliario de la península uruguaya ya sufrió un impacto negativo de la compleja situación económica de Argentina y ahora los operadores turísticos prefieren anticiparse a tiempos de mayor turbulencia y procuran diversificar el origen del público que toma vacaciones en esta zona balnearia.

Hasta ahora, la mayoría prefería callar con apoyo en dos razones, una, que no se convencían de que fuera una tendencia sino que lo veían como un síntoma posiblemente pasajero, y otra, por aquello de que si se ventilan los problemas se deriva a "la profecía autocumplida".

Pero aunque muchos confían en que las perspectivas de la temporada de verano 2009 son alentadoras, igualmente reconocen que otra vez se escuchan ruidos de sacudón por efecto argentino.

El domingo 24 salió hacia el sur de Brasil una misión de operadores turísticos esteños para promover Punta en varias ciudades del Estado de Río Grande y el lunes próximo saldrá otra delegación hacia Miami, para participar en "La Cumbre", un mega seminario de turismo internacional

El presidente de la Liga de Fomento de Punta del Este, Mario Costa, dijo a LA NACION que en esos casos se busca ampliar la cartera de clientes del balneario, pero que eso no significa desconocer que "lo fuerte del turismo acá es siempre por los argentinos". Y eso, "pese a que ha crecido muchísimo la llegada de brasileños, lo que ahora no sólo se ve en verano sino durante todo el año".

La inquietud por la economía argentina comenzó a generalizarse en este balneario. El sábado al mediodía, un comerciante advertía a un matrimonio con el que almorzaba en una parrillada del centro de Maldonado que "es inevitable que una crisis argentina golpeé acá". Lo hacía en voz alta y los mozos y otros clientes lo miraban con atención. Ese día, el diario local El País había publicado una página entera sobre posibles efectos negativos en Uruguay, por la economía argentina.

Un gerente bancario de esta península confió a LA NACION que hay algunos proyectos de construcción que se han frenado en las últimas semanas. Una empresa constructora tuvo que cancelar un contrato con un grupo inversor y tuvo que "acceder a demorar otros dos edificios", según este ejecutivo financiero.

Bisagra. "Hay un antes y un después del conflicto del campo argentino", dijo Rodrigo Blass, un operador inmobiliario que trabaja en la colocación de departamentos a estrenar. Dijo a LA NACION que el diferendo entre los ruralistas y el gobierno argentino "se reflejó en los negocios y en la presencia de gente" en el Este, que "fue menor a la habitual" en el otoño e invierno, por la "incertidumbre en el campo de los negocios". Dijo que el ritmo de ventas de apartamentos nuevos había sido muy intenso hasta abril pero que en esa fecha tuvo un freno.

Precisó que en este cambio de tendencia incidieron dos factores: el incremento de costos en dólares y la incertidumbre que comenzó a generar Argentina.

Operadores inmobiliarios coincidieron que en las últimas semanas se reactivó una línea de consultas por compras de inmuebles, pero sin mayores concreciones. El problema ahora es que en Uruguay hay una inflación de 8,5% anual pero el tipo de cambio ha bajado 20% en un año, lo que cambia la ecuación de costos de los edificios.

"Un edificio que está en venta, arrancó a 1800 dólares el metro cuadrado, pero ahora se está ofreciendo a 2600 dólares", explicó Blass. Entonces, los que habían consultado en el verano se encuentran ahora con un precio mucho más alto del que tenían en sus cálculos.

"Igualmente, el mercado inmobiliario se mueve con gente que cambia de una casa a un apartamento, o de un lugar más chico a otro m

Temas en esta nota

    Cargando...