Córdoba: se acrecientan los remates de tambos ante la falta de una política sustentable para el sector

El control de precios y las restricciones para exportar que implementa el gobierno licuaron las perspectivas de muchos tamberos. Son cada vez más quienes, desmoralizados, deciden rematar sus vacas lecheras y alquilar sus campos. Gran parte de la genética Holando diseñada durante décadas termina en frigoríficos.

Por
28deAgostode2008a las16:44

Productores tamberos de la provincia de Córdoba están experimentando serios problemas económicos y financieros a partir del control de precios y las restricciones para exportar que implementa el gobierno nacional sobre el sector lácteo.

En los últimos tiempos se vienen incrementando notablemente la cantidad de remates de tambos en toda la extensión de la provincia.

Héctor Pérez, propietario de un tambo de unos 37 años de antiguedad, ubicado en la localidad cordobesa de Pacheco de Melo, decidió en las últimas semanas rematar sus 180 vacas lecheras que integraban su ya desaparecido establecimiento lechero.

"No se aguanta más esta situación; los números no cierran", dijo Pérez a Infocampo."No pude resistirme ante las ofertas que recibí para poner en alquiler mi campo; siempre fui reacio a vender las vacas, pero ahora y ante la falta de perspectivas, decidí que es la mejor opción", indicó.

La semana pasada en la localidad de Villa María se realizó un remate de unas 1300 vacas lecheras que pertenecían a dos tamberos con muchos años de historia en la zona. "El productor lechero está totalmente desmoralizado porque no le cree más al actual gobierno", señaló Juan Carlos Scaglia, consignatario de hacienda de dicha ciudad que fue el encargado de comercializar los animales.

"Los cierres de tambos son una constante que va cada vez más en aumento: las vacas se venden a un promedio de $ 2000 y la mayor parte son adquiridas por frigoríficos de la zona", añadió Scaglia.

Otro ejemplo es el de Ricardo Zorrilla de la localidad de Serrano, que decidió cerrar su tambo de 65 años de antiguedad. "Perdí la confianza para continuar en el negocio y lo peor de todo es que ya no tengo perspectivas para el futuro", relató el productor a Infocampo.

"Seguramente me emocionaré cuando vea a mis ex colegas trabajando en los tambos; fue la decisión más dura que tomé en mi vida", agregó Zorrila.

Temas en esta nota

    Cargando...