Señales para la exportación - Por Flavia Rossi (*)

Los principales cereales estuvieron en el centro de la escena. El nuevo cupo de trigo dinamizó el comercio y hasta motorizó el regreso de las operaciones a futuro.En maíz, en tanto, la Oncca aclaró que los envíos al exterior están abiertos y alejó, por ahora, el fantasma de un cierre del registro de operaciones de exportación.

29deAgostode2008a las07:15

Estos últimos días el mercado asimiló varias noticias del frente externo local del trigo y del maíz que merecen la pena ser recordados.

Mayor plazo para embarcar. Dos semanas atrás se prorrogó el plazo de embarque de los granos y subproductos, pasando de los 45 días que regían hasta entonces a 90 días para el caso del trigo, 120 días en maíz y 180 días en soja y demás productos. Los plazos más cortos todavía no permiten el registro de negocios de la nueva campaña, pero anticipan una mejoría en el clima del sector exportador.

Cupo de trigo. Otro dato importante fue la oficialización de la apertura del cupo exportador de 1,4 millón de toneladas de trigo de la campaña 2007/2008, anunciado una semana antes por el presidente de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca). La decisión generó sorpresa en el mercado, que descontaba un saldo exportable menor al informado finalmente.

El objetivo prioritario de la política actual es asegurar el abastecimiento interno. La producción de trigo de la campaña 2007/2008 fue de 16 millones de toneladas. La molinería consumirá unas 6,1 millones, dejando como remanente menos de 10 millones de toneladas para satisfacer a la demanda externa. Lo llamativo es que el nuevo cupo lleva el potencial exportador de ventas por encima de los 10 millones de toneladas, lo que favorecerá una disminución de los inventarios finales y obligará a los exportadores a volver a comprar para aprovisionarse.

Expectativas. Aunque los volúmenes operados por este sector no fueron muy altos, las expectativas se sostuvieron por los 590 pesos que ofrecieron esta semana para competir con la molinería y por la mejoría del mercado a término. El productor parece mostrar que está preparado para esperar otra mejora, tal como lo sugiere la baja disposición a vender.

Otro dato importante fue el regreso de los forwards de trigo. Pronto podrán registrarse exportaciones para la nueva campaña y para hacerlo, los exportadores deberán tener comprada esa mercadería. Sabiendo que la oferta de la campaña 2008/2009 será mucho más ajustada que la del ciclo en curso, el sector volvió a ofrecer contratos con entrega en diciembre y enero a 190 dólares por tonelada. El valor del contrato mejoró y se redujo el descuento con respecto al futuro del Matba, aunque el mercado FOB todavía no está reflejando a pleno la demanda que podría haber sobre nuestro cereal.

Poco trigo de calidad. El principal apuro de los importadores estará en la escasa oferta de trigo de calidad panadera que habrá en el mundo. Si bien la oferta mundial será abundante, en los últimos días se acrecentaron los reportes que indican que será mucho mayor la proporción de trigo forrajero en los lotes que se están cosechando en el hemisferio norte (Estados Unidos, Unión Europea, Ucrania y Rusia), lo que promete que el trigo argentino será muy bienvenido desde diciembre.

Queda maíz para exportar. Esta fue la afirmación de la Oncca al referirse que todavía se podrá exportar algo más de 300 mil toneladas de la campaña 2007/2008, lo que confirma las expectativas de que habrá pocas novedades por el frente externo durante los próximos meses. Es que de los 21 millones de toneladas de producción de la campaña ya se autorizó la exportación de 13,7 millones de toneladas. Con el saldo adicional se llegaría a 14 millones de toneladas, dejando el remanente para abastecer al consumo interno.

La Oncca estima que se consumirán seis millones de toneladas en el mercado domé

Temas en esta nota

    Cargando...