"Tendrán que devaluar para mantener el modelo que tanto gusta"

Rafael de la Fuente, economista jefe para la región de BNP Paribas.

Por
29deAgostode2008a las07:42

Según el economista jefe para América Latina del francés BNP Paribas, está claro que la Argentina está enfrascada en la discusión equivocada. “Plata claramente hay”, resume desde Nueva York Rafael de la Fuente. La probabilidad de un default en el corto plazo es muy pequeña. Pero lo importante no es si los problemas llegarán en 2009 o en 2010, aclara el analista.

El punto es que no se está generando la confianza necesaria para restablecer los canales de crédito. “La inflación es el mejor exponente de la falta de buenas decisiones económicas”, apunta. El experto también asegura que la única opción es hoy una mayor devaluación del peso, que terminaría el año que viene a 3,45. Sólo así se podrá sostener el “modelo que tanto gusta”.

–¿Qué opina de la recompra de bonos del Gobierno para sostener los precios? ¿Servirá de algo?

– En sí mismo, el uso de recursos públicos para sostener la deuda es de carácter cuestionable, si bien es cierto que con este nivel de precios hay una buena oportunidad para comprar y reducir gastos, que es el argumento del gobierno. Pero la clave es entender que este tipo de operación no es sustituto de encontrar fuentes de financiación sostenible y de largo plazo.

–¿Cree que el gobierno se verá muy asfixiado por los vencimientos que se avecinan?

–La gran discusión que se está dando es errónea. Puede ser engañoso ponerse a hacer el ejercicio de si el gobierno podrá hacer frente o no a sus necesidades de financiación. Y eso es lo que hoy están haciendo todos los analistas. Pero plata claramente hoy. Lo que no hay es una estrategia de sustentabilidad financiera para el sector público. Lo que se precisa acá es dar confianza para restablecer los canales de crédito. Pero la inflación es hoy el mejor exponente de la falta de buenas decisiones económicas. No vale la pena ponerse a discutir si los problemas financieros llegarán en 2009 o en 2010. El gran tema es que no se percibe que se estén generando las bases para un crédito público sostenible.

–Muchos empiezan a reclamar una mayor devaluación del peso. ¿Le parece factible u oportuno que esto ocurra? Para contener las expectativas inflacionarias, ¿lo aconsejable no sería propiciar cierta fortaleza del peso?

–Esa es una discusión que se volverá cada vez más controvertida. En el fondo, dejar que el tipo de cambio se aprecie hoy no es una opción. No va a poder ser, porque con una inflación del 20% o del 30% se está perdiendo competitividad. El tipo de cambio va a tender a depreciarse, a no ser que el Central quiera quemar reservas para mantener un tipo de cambio estable. Pero una mayor devaluación es la única manera de mantener el modelo exportador que tanto gusta y licuar algo de la deuda del Gobierno. Nosotros estamos viendo el dólar a 3,20 pesos para finales de este año y 3,45 pesos para finales del que viene.

–Ultimamente, la palabra default pareciera estar en boca de todos. ¿Le parece sensato? ¿Estamos realmente al borde del precipicio de vuelta?

–No, en el corto plazo, no. El gobierno no quiere hacer una cesación de pagos. Pero la sustentabilidad fiscal es cuestionable en el mediano y el largo plazo. La probabilidad de que la Argentina no pueda hacer frente a sus obligaciones en el corto plazo es pequeña. Pero llegar a esa conclusión es dar respuesta a la pregunta equivocada. La Argentina tiene una inflación galopante y no hay estrategia coordinada para combatirla. Y además se es muy susceptible a la caída de las materias primas. Pero no parece haber voluntad de abordar los problemas de fondo.

Por Laura García.

Temas en esta nota

    Cargando...