Prevén que la próxima cosecha será 4% inferior a la de este año

Crece la soja, pero caen los cereales. Se aleja la meta de 100 millones de toneladas.

Por
02deSeptiembrede2008a las06:57

La cosecha argentina en 2009 se ubicaría en torno a 93,8 millones de toneladas, un 4% por debajo de los 97,3 millones obtenidas este año. Es el pronóstico de Agritrend, una de las consultoras agrícolas más reconocidas, que así confirma lo que todos sospechan: luego del conflicto con el Gobierno y frente a una gran sequía, los chacareros quitarán el pie del acelerador. La meta de 100 millones de toneladas, así, quedará para más adelante.

En momentos en que se inicia la siembra de soja, maíz y girasol, el experto de Agritrend, Gustavo López, adelantó sus primeras estimaciones a Clarín sobre la producción agrícolas 2008/09, un dato clave para la economía por su impacto tanto en las exportaciones como en la recaudación, por vía de las retenciones. Este año se venderán granos y derivados por más de US$ 30.000 millones, de los que al Fisco irán US$ 12.000 millones.

El dato de poco más de 94 millones de toneladas no es halagüeño, porque marca un retroceso luego de dos años de récords consecutivos. Pero tampoco es demoledor, ya que López vaticina un nuevo crecimiento del área sembrada y la producción de soja, el cultivo que más recursos vuelca a la economía. Según esta estimación preliminar, la siembra del poroto podría ocupar 18 de los 31,5 millones de hectáreas a implantar este año. Y su cosecha crecería 6%. Sería de 50,9 millones de toneladas.

Así las cosas, en 2009 el partido de la agricultura amaga terminar en goleada: siete para las oleaginosas, tres para los cereales. O mejor dicho, definiría una nueva relación histórica absolutamente desfavorable para los cereales (con solo 31% del área sembrada, menos de 10 millones de hectáreas) y muy ventajosa para las oleaginosas (que ocuparían 69% de la superficie).

La debacle cerealera ya parece cosa juzgada. El trigo ya se sembró un 20% menos y Agritrend calcula que la producción llegará a sólo 11,7 millones de toneladas, un 27% menos. En maíz también se preanuncia una caída estrepitosa de la siembra del 15%, por efecto de los mayores costos de los insumos, en especial el fertilizante. La cosecha se reduciría en igual proporción, de 21 a 18 millones de toneladas.

Se preanuncia así un gran dolor de cabeza para los productores, ya que tanto trigo como maíz son cultivos que tienen gran demanda interna, y por ello son proclives a una mayor intervención por parte de un Gobierno que, contra su prédica pública, volvería a disfrutar de la lluvia de dólares de la soja.

Por Matías Longoni.

Temas en esta nota

    Cargando...