Un anuncio que dividió al campo

Duras críticas de la Federación Agraria; elogios de la Rural, CRA y Coninagro.

03deSeptiembrede2008a las07:03

El anuncio del pago de la deuda que la Argentina mantiene con el Club de París dividió las aguas del sector agropecuario. Mientras desde la Federación Agraria, que representa principalmente a productores medianos y pequeños, se cuestionó duramente la medida, desde las otras tres entidades el Gobierno cosecharon inesperados elogios. Hacía tiempo que en el campo, que desde el comienzo del conflicto por las retenciones móviles mostró una unidad monolítica, no se notaba este tipo de diferencias.

"No es un anuncio para aplaudir de pie. Deberían tener como prioridad a la deuda interna", dijo Eduardo Buzzi, líder de la Federación Agraria, desde Rosario. Y apuntó contra varios de los funcionarios presentes en la Casa Rosada, donde la presidenta Cristina Kirchner anunció su decisión. "Cuesta entender a muchos de los que estaban hoy [por ayer] en el Salón Blanco, que aplaudieron a [Adolfo] Rodríguez Saá cuando anunció el default en 2001 y hoy ovacionaron el pago de la deuda externa", dijo.

En la Sociedad Rural, en cambio, la posición fue diametralmente opuesta. "Es la decisión ineludible de saldar una vieja deuda que tenía la Argentina como nación, que se había postergado demasiado tiempo. Seguramente tendrá efectos positivos sobre la economía, en particular, sobre el acceso de nuestro país al crédito internacional, la llegada de inversiones, la recuperación de los bonos de la deuda y una disminución del riesgo país, entre otras cosas", celebró Luciano Miguens, presidente de la entidad.

Anteayer, el área de ceremonial de la Presidencia había invitado a los presidentes de las cuatro entidades "a un acto por el Día de la Industria", según informaron fuentes del sector. El único que aceptó el convite fue el presidente de Coninagro, Fernando Gioino, un hombre cercano al Gobierno que suele asistir a este tipo de actos. En cambio, las otras entidades le bajaron el perfil a sus enviados. En representación de la Sociedad Rural asistió su secretario, Daniel Pelegrina, y por Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) lo hizo su gerente, Eduardo Achával. De Federación Agraria, que supo ser la pata agropecuaria del kirchnerismo en los primeros meses del mandato de Néstor Kirchner, no asistió ningún representante. En Buenos Aires estaba su vicepresidente, Pablo Orsolini, que casi en simultáneo con el anuncio presidencial participaba de un seminario por el Día de la Industria organizado en el Senado por el vicepresidente Julio Cobos. "Menos mal que no fue nadie a la Rosada porque nuestra posición es completamente opuesta", confesó por la tarde una fuente de esa entidad.

"Ante temas tan delicados, y en camino de buscar una mayor calidad democrática, ¿no sería mejor que llamen a un plebiscito o que se discuta el tema en el Congreso? Esta decisión se basa en darles prioridad a compromisos externos, muchos de ellos asumidos por gobiernos ilegítimos, mientras existe una deuda interna sin resolver, como con los jubilados", afirmó Buzzi, que ya en 2005 se había opuesto al pago de la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Achával, gerente de CRA, que describió el acto en el Salón Blanco como "breve y agradable", dijo: "Nos parece bien que se paguen las deudas que tenemos porque esto es como estar en el Veraz [central de riesgo crediticio], el país no tiene financiamiento y eso es muy grave porque cuando uno no puede entrar en el banco a pedir un crédito tiene que recurrir al usurero de la esquina, que es lo que nos estaba pasando con Venezuela".

Voceros del ruralismo se apresuraron en aclarar ayer que las diferencias ante el pago de la deuda externa "reflejan las posiciones históricas de cada una de las entidades, pero de ninguna manera eso quita que en muchos otros temas haya absoluta coincidencia". De hecho, ayer fue un día intenso para los ruralistas, que parti

Temas en esta nota

    Cargando...