Cristina: "El financiamiento es para producir y no para especular"

Así justificó el pago al Club de París y se diferenció del modelo económico de los 90.

Por
06deSeptiembrede2008a las08:34

El marco era perfecto: la inauguración de una planta donde el 80% de la inversión (US$ 5 millones en total) salió del bolsillo de su dueño y sólo el 20% fue aportado por un banco, más precisamente el Banco Nación. Una fábrica que además produce calzado de buena calidad, lo suficiente como para que sus marcas estén entre las más buscadas en todos los shopping centers y cuyos operarios ovacionaron de pie al dueño de la fábrica ni bien se acercó al micrófono.

Ese escenario productivo, casi copiado de un país escandinavo, fue el que eligió la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para plantear que el modelo de financiamiento utilizado hasta ahora por el Gobierno, en realidad, está crujiendo. "El gran desafío que tenemos es volver al mercado de capitales", dijo la Presidenta. "Estamos dando todos los pasos en dirección a poner a la Argentina en el mundo". No mencionó, aunque la alusión era clara, la decisión de cancelar en efectivo la deuda con el Club de París.

De todas maneras, Fernández mostró sus reparos en ser asociada a la política financiera de la década pasada. "No queremos un modelo basado en los servicios. La Argentina necesita financiamiento para producir y no para especular, el financiamiento que viene para especular no nos interesa".

La Presidenta llegó por aire a Arroyo Seco, 35 kilómetros al sur de Rosario, para la inauguración de la nueva planta de la centenaria empresa Grimoldi. Al bajar del helicóptero se topó con que un grupo de productores rurales la esperaban en un campo vecino a la fábrica, lo cual generó algunos incidentes con los efectivos de Gendarmería, mientras al otro lado de la planta unos 300 manifestantes la aplaudían a ella y silbaban al gobernador Hermes Binner (ver aparte).

Crsitina hizo caso omiso al clima externo. Se mostró sonriente todo el tiempo y optó por un discurso con énfasis -además de las necesidades financieras- en la inclusión social. "Es posible un proyecto con desarrollo interno y exportación, con un buen mercado interno y trabajadores altamente capacitados, tanto en la agroindustria como en las fábricas", dijo. Minutos antes, Alberto Grimoldi, el titular de la empresa, había dicho que la Argentina "debe aspirar a mejores salarios". La Presidenta le elogió el comentario. "Que lo diga yo, es casi un lugar común. Pero que lo diga un empresario es como para felicitarlo. No por bueno, sino por inteligente".

Pero también Grimoldi, economista de profesión y además financista --fue fundador de la consultora Infupa-- había dicho minutos antes que "el crédito es escaso y el mercado de capitales, inexistente". En ese punto, fue donde la Presidenta habló de "volver al mercado de capitales". Y desestimó los vaivenes bursátiles. "Más allá de subas y bajas, vamos a tener buenos precios internacionales por mucho tiempo. Pero a eso hay que agregarle valor".

El viaje por aire impidió a la Presidenta apreciar de cerca la Ruta 9 --cuya traza va en paralelo a la que utilizaría el Tren Bala-- tapizada de bolsas de basura. Son 265 los kilómetros que separan a Buenos Aires de Arroyo Seco, que ayer lucían un uniforme color terroso, salpicado por miles y miles de bolsas de basura: la sequía y el viento las fueron distribuyendo en las banquinas, los alambrados y los campos poblados de rastrojo, aún sin sembrar

Temas en esta nota

    Cargando...