Se complica el Gobierno con menor siembra de trigo y maíz

El cultivo de trigo bajó 18%, la soja está cada vez más lejos de los u$s 500, y el maíz disminuye y cerrarían la exportación. Habrá menos recaudación por retenciones.

Por
08deSeptiembrede2008a las07:46

La menor siembra de trigo, y la caída en el precio de la soja, disminuirán los superávits comercial y fiscal (éste por menor recaudación de retenciones) del año próximo. Ayer se conoció que el área sembrada en el primero de los cultivos cayó 18,5% en relación a la campaña anterior, lo que anticipa una cosecha menor para el 2009. El área sembrada con trigo en la campaña 2008/09, que acaba de finalizar, cubrió 4,48 millones de hectáreas, contra 5,3 millones de 2007/08. “El determinante de la merma fue la fuerte sequía que azotó gran parte de las regiones trigueras. Además del conflicto Gobierno–campo y el encarecimiento y disponibilidad de los insumos básicos”, reveló ayer la Bolsa de Cereales de Buenos Aires en su Panorama Agrícola Semanal.

En soja, el panorama sigue siendo alentador a nivel productivo, pero no en lo relativo a precios. Del pico cercano a u$s 600 por tonelada, que poco pudo aprovechar el Gobierno debido al lock out agropecuario, en la actualidad se paga cerca de u$s 420 cada 1000 kilos exportados, y no se prevén grandes subas. “Los precios tendrán comportamiento tipo serrucho, subirán y bajarán, pero entre los u$s 420 y los 450. Como máximo se pagará u$s 470 la tonelada, no creo que se llegue más cerca de los 500”, vaticinó Alberto Rodríguez, director de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara).

Si no alcanzara con las mermas en trigo (de siembra) y soja (de precios), también el maíz contribuye a complicar el panorama, lo que ya encendió luces de alerta en la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca). “Nos preocupa el faltante de declaraciones de maíz, deberían estar entrando en mayor cantidad. Como hace falta un buen stock para garantizar el consumo interno en forraje para animales y comida de consumo humano (principalmente polenta), quedará poco margen para exportar”, anticipó una fuente de ese organismo.

Según datos de la Bolsa de Cereales, al 5 de septiembre sólo se sembraron 1,8% de las 2,85 millones de hectáreas proyectadas para el cultivo de maíz; lo que provocará menor siembra, especialmente si continúa la falta de agua en las zonas líderes maiceras Núcleo Norte y Sur. Una situación que también afecta la producción de girasol, concentrada en las resecas provincias de Chaco, Santiago del Estero y Santa Fe (noroeste).

Herramienta a prueba

La opción de pago adelantado para los exportadores, que les permite mayores plazos entre la obtención del permiso –ROE Verde– y el embarque, fue publicada el jueves pasado en el Boletín Oficial, por lo que todavía no puede evaluarse si será efectiva en el objetivo que se planteó el Gobierno: adelantar recaudación para enfrentar mejor un 2009 cargado de vencimientos de deuda (u$s 20.000 millones). De todas maneras, desde el sector privado le asignan un alcance limitado.

“Por una cuestión de espalda financiera disponible, sólo utilizarán esta opción los grandes exportadores”, anticipó una fuente ligada a los mismos. “Pero –agregó– lo harán de modo selectivo. Por ejemplo, cuando se entrega una mercadería en canje, a cambio de soja que se cosechará en marzo, conviene registrar la operación apenas se haya “pagado” con fertilizantes, granos o agroquímicos”. El problema es que, las últimas novedades agropecuarias, eliminaron dos condiciones básicas para este adelantamiento de impuestos: una perspectiva de precios mayores, y la cosecha garantizada.

Por Lucio Di Matteo.

Temas en esta nota

    Cargando...