Brasil cumplió su amenaza y le compró al país 1 millón de toneladas menos de trigo

Tras años de amenazar con adquirir el grano norteamericano en vez del local, el país vecino quitó aranceles y, de enero a junio, le compró a la Argentina un 31% menos que en 2007.

Por
08deSeptiembrede2008a las07:47

Brasil cumple, podría decirse. Tras años de amenazar con irse a comprar trigo a otro lado, primero para pelearle el precio a la Argentina y, desde hace un par de años, por los vaivenes en las exportaciones locales del cereal, el gobierno de Lula eliminó en febrero los aranceles para importar 1 millón de toneladas de trigo extra-Mercosur.

No se trató de una mera bravuconada: en los primeros seis meses del año, Brasil le compró a la Argentina 1,1 millón de toneladas menos del cereal que en el mismo período de 2007, según un relevamiento de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) sobre datos del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil. En suma, casi un tercio menos.

Cabe aclarar que el país vecino es el mayor comprador de trigo del mundo, que es el principal cliente del cereal local, y que la Argentina es su principal abastecedor. Al menos, hasta ahora.

Según los datos, Brasil le compró a la Argentina 2,51 millones de toneladas de trigo, frente a los 3,6 millones del primer semestre de 2007. Si bien la diferencia no llegó a ser del todo sustituida por el cereal de otros países (en total, este año Brasil importó 576.000 toneladas menos que el año pasado), sí se aprecia hacia dónde se desvió su demanda: a Canadá le compró 150.466 toneladas (contra nada en el primer semestre de 2007); a Estados Unidos, 169.307 toneladas (contra 8.855) y a Paraguay, 313.325 toneladas (contra 56.236).

La decisión de Brasil de dar un arancel 0 al trigo extra-Mercosur obedeció en parte al fuerte aumento que venía teniendo en el pan, las pastas y demás alimentos que utilizan este cereal como materia prima. Con la medida, además, contuvo parcialmente los reclamos del poderoso Abitrigo, que representa el lobby de la molinería de su país.

Sin marcha atrás

Según analistas, es poco probable que la tendencia de menor demanda del cereal argentino se revierta en lo que resta del año, puesto que Brasil está en estos momentos cosechando su propio trigo. Y, encima, el país espera una zafra 27% superior a la del año pasado, con 5,2 millones de toneladas.

En tanto, según la BCR, la mayor disponibilidad del cereal en Brasil deprimió los precios en ese mercado entre 15% y 20% respecto del mes anterior (a entre u$s 274 y u$s 277 en Paraná y a u$s 258 en Rio Grande do Sul).

Harinas, otro cantar

En tanto, la exportación de harina de trigo argentina al país vecino creció en los primeros seis meses del año casi un 35%, a 353.300 toneladas. Sin embargo, este negocio –que no ven los productores locales sino los molinos–, podría empeorar su performance, ya que el mes pasado el Gobierno aumentó las retenciones a este producto de 10% a 18%, medida que elogió la administración brasileña.

Por Alejandra Groba.

Temas en esta nota

    Cargando...