El Gobierno espera alivio en la economía local tras salvataje de EE.UU. a hipotecas

En el Ejecutivo dicen que podría bajar el costo financiero para el país y las empresas. Expectativa por la nueva recompra de bonos. Avanza canje de préstamos con bancos.

08deSeptiembrede2008a las07:54

El optimismo ganó anoche a las principales espadas económicas del Gobierno tras conocerse la decisión de la administración Bush de intervenir con todo su poder de fuego e iniciar una virtual estatización de los gigantes hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac para frenar las bajas en los mercados. La noticia también podría representar una tregua en la tensa relación que el kircherismo mantiene con la plaza financiera local y que se reflejó en las últimas semanas mediante una fuerte caída de los títulos públicos. La consiguiente escalada del riesgo país complicó seriamente las posibilidades de financiamiento del sector público y las empresas privadas.

Pese a ello, altos funcionarios del Ministerio de Economía y del Banco Central admitieron a El Cronista que esperan que esta semana se transforme en un punto de inflexión. Habrá que ver si el pronóstico se concreta.

Por lo pronto, la movida del Gobierno estadounidense es contundente, pero también osada. Si no logra quebrar el mal humor de los mercados, resta poco más por hacer.

Ayer tanto Fannie Mae como Fredie Mac fueron puestas bajo una protección que permite que sus acciones se sigan negociando pero coloca en el último lugar los reclamos de los accionistas comunes. Adicionalmente, el Tesoro de EE.UU. asumirá u$s 1000 millones en participación accionaria en cada una de estas agencias hipotecarias, que podría ampliarse hasta en u$s 100.000 millones en cada una y que tendría carácter de “principal” frente a las acciones comunes y preferenciales actuales.

Mientras tanto, en la Argentina hoy habrá nuevas reuniones entre técnicos del Palacio de Hacienda, representantes del Central y la Jefatura de Gabinete. El anuncio del pago al Club de París no tuvo la repercusión esperada por el oficialismo. Pero atribuyen ello a la “mala onda” que llegó del exterior. Dicen que ahora sí está todo dado para iniciar una reconciliación con el mercado. La rubrica de este pacto virtual debería sellarse el jueves con una significativa baja en la tasa de la recompra de bonos que organiza Economía.

Desde el sector privado no son tan optimistas. Destacan que el pago al Club de París aun es una cuestión abierta, donde abundan las desprolijidades. El decreto que lo avala está mal redactado y todavía no se conciliaron las cifras con el organismo. Asimismo, destacan que los temas más espinosos siguen latentes: intervención al Indec, tensión con el campo, y excesivo aumento del gasto público, entre otros.

El nuevo canje

Como adelantó El Cronista el jueves pasado, la siguiente movida oficial será una canje de los préstamos garantizados (son u$s 7.000 millones que tienen los bancos en certificados en pesos indexados por la inflación oficial) por bonos más largos. El Gobierno sondeó a algunas entidades. Intentaría darles títulos en pesos atados a la tasa de encuesta de depósitos del BCRA.

Los bancos, por su parte, están disconformes con estos préstamos atados por una inflación que nadie cree, pero piden un instrumento en dólares. Si finalmente se concreta este canje en la Rosada preparan otro anuncio de alto impacto: el cierre del Programa Financiero 2009.

A todo esto, el ministro Carlos Fernández decidió desplazar al representante argentino ante el FMI, Héctor Torres. Lo reemplazará su segundo, Pablo Pereyra. La relación entre el Gobierno de Cristina Kirchner y el Fondo continúa tensa.

Ya es casi un hecho que en la reunión de Otoño Boreal que prepara el FMI para mediados del mes próximo las estadísticas de Argentina no aparecerán, denotando la escasa credibilidad que despiertan las cifras del Indec. Será un golpe duro para los K, que P

Temas en esta nota

    Cargando...