SanCor duplica la capacidad de la única planta de proteína de suero del país

La láctea, que presentó su balance anual, dijo que está por acordar también con la CFI, la única acreedora que no aceptó su oferta, y que invertirá u$s 37,5 millones en Córdoba.

Por
09deSeptiembrede2008a las07:23

La plana mayor de SanCor, la mayor láctea del país, eligió el día de ayer para dar tres noticias positivas: el cierre de la reestructuración de su enorme deuda financiera, la mejora en las cifras en su balance anual, y una inversión en la única planta de producción de proteína de suero del país, que tiene con su socia danesa Arla Foods en la localidad cordobesa de Porteña.

El presidente de la firma, Oscar Carreras, dijo que era un alivio para la empresa haberse quitado la “mochila” de la deuda, que alcanzó u$s 171 millones con 17 entidades financieras locales e internacionales. La láctea acaba de acordar con sus acreedores, salvo la Corporación Financiera Internacional (CFI, el brazo financiero del Banco Mundial), con lo que reestructuró un pasivo de u$s 140 millones, con una quita del 38%, o u$s 51 millones.

Para ello, SanCor acordó que el banco estatal venezolano Bndes le preste u$s 80 millones, a cambio de una devolución en especie, es decir, en envíos de leche en polvo al desabastecido país, durante 12 años, con un interés del 3% anual. Además, SanCor dará asesoramiento.

El acuerdo con el país presidido por Hugo Chávez comenzó a gestarse hace un par de años, cuando el gobierno de Néstor Kirchner decidió impedir que la láctea, ahogada financieramente, pasara a manos de la agropecuaria Adecoagro, controlada por el millonario húngaro-estadounidense George Soros.

Según Carreras, ahora la empresa está encarando la negociación con la CFI (a la que le adeuda u$s 31 millones), que podría estar lista en 60 días.

Nuevo crédito

Por otro lado, SanCor tiene decidido encarar la ampliación de la planta que comparte 50 y 50 con la danesa Arla, la mayor láctea europea, que factura 47.742 millones de coronas danesas anuales (u$s 9.000 millones). SanCor formó con ella hace seis años el joint-venture Afisa, dedicado a procesar la proteína del suero de los quesos, un residuo que de otro modo se desperdicia o se destina a alimento de cerdos. En cambio, la proteína es utilizada para agregar contenido nutricional o características en diversas ramas de la industria alimentaria, como productos cárnicos, lácteos, vinos y panificados, entre otros, cuya demanda es fundamentalmente externa.

Según los directivos de SanCor, en dos años, cuando estén listas las obras, la planta llevará su capacidad actual de 10.000 toneladas anuales a 20.000 e incluso 25.000, pues podrá elaborar también un nuevo producto, a partir del residuo de la elaboración de proteínas, una especie de nuevo agregado de valor.

Para esto, las socias tomarán un crédito del Rabobank y un banco alemán a 5 años, con una “tasa Libor más algunos puntos”, según Jorge Arnaudo, gerente general de SanCor.

Optimismo

Por otro lado, la láctea de Sunchales presentó ayer a la CNV el balance anual cerrado el 30 de junio. Allí, registra ventas por $ 2,1 millones (contra $ 1,7 millón del año previo), y una ganancia neta de $ 163,6 millones (contra un rojo de $ 121,4 millones del ejercicio anterior).

En cuanto a la tensión que está creciendo entre tamberos y lácteas por el precio de la leche cruda, que el Gobierno pateó para adelante con una prórroga del valor que fijó en julio ($ 0,945 por litro) hasta fin de mes, Carreras se mostró contemporizador: “Creemos que hay que modificar varios aspectos. SanCor va a pagar por agosto $ 0,9529 el litro, pero nos parece razonable la prórroga, para determinar un programa para el sector, si se puede, más largo”, señaló.

Por Alejandra Groba.

Temas en esta nota

    Cargando...