Moreno redobla la presión para bajar los precios de las naftas y el gasoil

El secretario de Comercio Interior envió a las empresas una nueva lista con precios máximos que causó rechazo y preocupación en la mayor parte del sector petrolero.

Por
09deSeptiembrede2008a las07:40

Fiel a su estilo perseverante, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, mantiene la presión que inició hace un mes sobre las empresas petroleras y las estaciones de servicio con un objetivo: lograr una baja en los precios de las naftas y el gasoil de hasta 15%, en especial en las bocas de expendio en manos de pequeños y medianos empresarios.

El funcionario consolidó esa avanzada, que ayer volvió a generar roces entre estaciones, petroleras (algunas bajaron los precios), y el sindicato a partir de movimientos que el funcionario desplegó en estos días.

Aunque los precios de los combustibles en el mercado interno son libres de acuerdo con el marco regulatorio del sector, Moreno envío a las petroleras (Esso, YPF y Petrobras, pero no a Shell, que suele rechazar su política de precios) una lista con los valores que deben exhibir los surtidores de la Capital y la Ciudad de Buenos Aires.

Según confimaron fuentes del sector, la nota de Moreno estipula los siguientes valores: $ 3,079 el litro de premium –el producto más caro del mercado–, $ 2,575 el de súper y $ 1,889 el de gasoil.

Esas marcas se ubican un 6%, un 4,6% y un 14,5% por encima con respecto a los valores promedio en Buenos Aires para julio, según datos de la Secretaría de Energía.

La nota que llegó a las compañías lleva el sello de Moreno: no tiene membrete, firma ni referencia alguna a la cartera de Comercio Interior.

En segundo término, el funcionario instruyó a las petroleras a que limiten la venta de combustibles a las estaciones que no se pliegan a su reclamo.

Los pequeños empresarios son, hasta ahora, el mayor escollo a los deseos de Moreno, debido a que se autodeclaran en crisis por el cierre de más de 1500 establecimientos durante los últimos tres años debido a la falta de rentabilidad originada, según explican, en los controles de precios.

Costos y venta en aumento

En la Argentina se vende cada vez más combustible. Por ejemplo, las ventas de súper aumentaron casi un 50% entre 2003 y 2007, desde los 2,04 millones de metros cúbicos hasta los 3,05, según datos de Energía. Lo mismo sucede con el gasoil.

Sin embargo, también fueron hacia arriba los costos laborales y operativos, se sumaron problemas de suministro y los precios de venta están por debajo de la referencia internacional e incluso regional.

Los estacioneros comenzaron a salir del atolladero cuando las empresas decidieron aumentar los precios. Por eso muchos de ellos defienden con uñas y dientes las nuevas marcas.

Por eso la medida de Moreno no sólo cosechó rechazo en el sector empresario. También levantaron la guardia los gremios vinculados a las estaciones de servicio. Por caso, el Sindicato de Obreros y Empleados de Estaciones de Servicio de Capital Federal dispuso declararse en “alerta y movilización” ante posibles despidos o suspensiones.


Por Pablo Fernández Blanco.

Temas en esta nota

    Cargando...