Se profundiza la caída de los granos y creen que la tendencia seguirá hasta 2009

La soja todavía resiste, en torno a u$s 440 por tonelada, pero la gran oferta de trigo empuja para abajo el cereal y el maíz. La volatilidad estará al menos hasta noviembre.

10deSeptiembrede2008a las07:20

Los contratos futuros de los commodities agrícolas reforzaron ayer la tendencia a la baja en la que se encuentran sumergidos desde fines de julio pasado. Las caídas involucraron al trigo, que cerró a u$s 268,4 por tonelada, una retracción de 1,21% contra el cierre previo y en el valor mínimo de todo el año. El maíz también bajó ayer en el mercado de Chicago, con un descenso de casi 1,7% hasta u$s 213,5 por tonelada, el menor precio para el contrato con vencimiento más próximo en cuatro semanas.

La soja, por su parte, evitó contagiarse del derrumbe de los cereales, tras subir 0,7%, con un cierre de u$s 441 cada mil kilogramos. Sin embargo, en los negocios electrónicos posteriores al cierre en Chicago, los tres commodities que desde hace dos años se constituyeron en verdaderas estrellas y marcaron, sobre todo la soja, los mayores ingresos fiscales para la Argentina, cotizaban anoche con signos negativos: el maíz retrocedía a u$s 206,6 por tonelada, el trigo caía a u$s 261 por la misma cantidad y la soja se ubicaba en torno a 438,5 la tonelada, como al cierre del lunes y apenas 6 dólares por encima del valor más bajo para la oleaginosa en todo el año.

Analistas, operadores y corredores de granos coinciden en que el comercio granario sufre los efectos de contagio de la crisis en Estados Unidos, que viene impactando en menor o mayor medida a la baja a los mercados financieros del mundo.

La recuperación del dólar frente al euro, el constante retroceso del precio del petróleo y la buena cosecha mundial de trigo son los factores externos e internos que contribuyen a que la “burbuja de los granos se haya pinchado, al menos por un tiempo”, sostienen los analistas.

Y remarcan que un rebote alcista sostenido sólo podría concretarse si cambia el humor de los mercados internacionales.

Flavia Rossi, analista de la consultora Fyo.com, expuso a El Cronista que si se mantiene la actual coyuntura, al menos hasta fin de año, será extremadamente difícil que los granos reflejen los altísimos precios de fines de junio –cuando el maíz marcó récord histórico– y de principios de julio, cuando la soja rompió todas sus marcas.

“Si la crisis de Estados Unidos no se soluciona, si siguen firmes los indicadores de que la recesión norteamericana o la europea llegó para quedarse, será complejo volver a los niveles de precios altísimos”, remarcó la analista.

En eso coincidió José Frogone, de la corredora de granos Cortina Beruatto, y agregó otro factor de preocupación en los mercados: “cuál tiene que ser el valor de la soja, el trigo, el maíz en un mundo con crisis en Estados Unidos y Europa pero que parece que, al menos todavía no afecta a China y Asia”.

“Es muy complejo indicar si se llegó a un piso o no en las cotizaciones de los granos. Seguramente la volatilidad seguirá al menos hasta fin de año. Aunque nadie se anima a pronosticar que la crisis vaya a afectar la demanda global de alimentos”, opinó.

Por estos días, otra situación a la que reacciona el mercado es a lo que considera una sobreoferta de trigo, tras el fin de la campaña boreal, con 60 millones de toneladas más que el año previo. “Hay mucho más trigo, lo que baja los precios y a la vez presiona sobre los del maíz y la soja, porque la mala calidad del trigo lo hace más competitivo como forraje, restándole demanda de los otros dos”, indicó Rossi.

En ese marco, los especialistas y operadores granarios apuntan a que el reacomodamiento al alza de precios de las materias primas recién llegaría entre noviembre y diciembre próximo. “El mercado ahora está muy pendiente de la coyuntura. Pero cuando vuelva su atención a que los bal

Temas en esta nota

    Cargando...