Los recursos críticos del sistema de producción. Bases para su uso y manejo eficiente

Al referirse al tema de la captura y uso del agua por parte de los cultivos, la Dra. María Elena Otegui (UBA) recordó que “En condiciones normales los cultivos siempre están expuestos a déficits hídricos.

Por
11deSeptiembrede2008a las17:41

Claro que –el mismo- puede ser más grave en ciertas etapas del cultivo como la floración, y sobre todo porque en algunas regiones se suman otros tipos de stress como los térmicos o la falta de nutrientes”. Sin embargo, el productor no debe desesperar, puesto que es posible predecir y por ende mejorar, cómo se comportará el balance hídrico (oferta y demanda de agua) durante un ciclo. Para ello la Dra. Otegui recomendó el uso de herramientas sofisticadas de simulación que ya se encuentran disponibles.

Otegui recalcó que “el déficit hídrico es mayor cuando se da en el momento de floración”, dado que impacta directamente en la productividad final, es decir en el rinde. Por eso en los sistemas que incluyen riego tienen muy en cuenta esta etapa fundamental para los cultivos.

El Dr. Fred Below de la Universidad de Illinois, Estados Unidos, indagó en el escenario de las nuevas herramientas para el uso eficiente de los recursos en cultivos y las respuestas al stress. Además, hizo un balance de lo que considera el manejo de las 7 maravillas para llegar a buen resultado final con los cultivos. “Si uno tuviera controladas esas 7 maravillas podría obtener 14 ton/ha de rinde en forma rutinaria”, argumentó.

Sin embargo, muchas de ellas no son predecibles, como es el caso del clima, que encabeza la lista. “Es el que más afecta el rendimiento final y es el que menos conocemos”, destacó el Dr. Below. “Si se da un clima apto dentro del ciclo de cultivo estamos hablando de un factor que asegura casi 4 ton/ha de rinde, con lo cual es trascendente en el resultado final. Aprovecho esta oportunidad para desmitificar a la fecha de siembra porque no forma parte de estas 7 maravillas”.

En segundo orden el norteamericano destacó la importancia en la provisión de Nitrógeno (N) que asegura cerca de 4 ton/ha de rinde, luego la selección del híbrido (casi 3 ton/ha), el cultivo previo (1,4 ton/ha); la densidad de plantas, las prácticas de labranza y con menor incidencia los productos químicos aplicados (0,5 ton/ha).

Hablando de nuevas tecnologías, Below destacó la importancia de contar con herramientas que permitan controlar el stress. “El etileno es un gas que producen las plantas cuando se sienten en situaciones de stress. Además, ese gas puede ser percibido por las plantas vecinas, aún si no se encuentran en la misma situación. Es decir que las plantas hablan entre sí”.

Hay que tener en claro que la respuesta a este stress es a costa del rendimiento, con lo cual si se puede controlar esa emisión de etileno existe la posibilidad de morigerar la situación de stress.

Below destacó que existen productos químicos como los fungicidas (strobirulinas) que bajan el nivel de emisión de etileno. Paralelamente están siendo desarrollados otros productos que pueden bloquear la emisión de etileno como Invinsa de Syngenta. “Es como poner tapones en los oídos a las otras plantas”, comparó.

Finalmente, el representante de la Universidad de Illinois destacó que “El clima y la densidad de plantas son los dos factores que encienden la generación de etileno. SI se puede bloquear el etileno se puede aumentar la densidad de plantas, lo que es una relación directa con la mejora de los rindes”.

Temas en esta nota

    Cargando...