La organización de la empresa y la agricultura intensificada

“El Camino es trabajar en la agricultura por ambientes “, remarcó el Dr. Jorge González Montaner en la primera disertación de la segunda jornada de Mundo Agro 2008 y dejó claro por dónde pasará la agricultura en la argentina del futuro.

12deSeptiembrede2008a las17:52

En la visión de las nuevas tecnologías, el técnico de AACREA rescató que en el primer escalón se encuentran, sin duda, los eventos biotecnológicos tanto en maíz como en soja y girasol que siguen avanzando a paso sostenido. “Hay que aceptar que la biotecnología es una cuestión de inversión”, explico Jorge González Montaner. “Es como el petróleo en la Argentina, muchos dicen que hay pero que requiere una inversión fuerte para llegar a él. En agricultura, Monsanto ha hecho mucho pero hay que seguir creciendo”.

En el área local y hablando de avances biotecnológicos, González Montaner rescató el trabajo de ASAGIR en girasol que muestra el desarrollo del trabajo en equipo.

En la misma línea de análisis González Montaner sostuvo que la genómica ofrece cambios sorprendentes. “Un ejemplo de las nuevas tecnologías es el convenio que tenemos con el LART de la UBA para pensar la proteína de los cultivos. Encontramos bandas espectrales a través de una percepción remota. Esto explica cómo las herramientas de lectura cambian el modo que tiene el productor de acercarse a los cultivos”.

También se refirió a la teledetección como herramienta que en el corto plazo estará disponible. “Ya hay teledetección remota que puede leer temperatura de las plantas por fluorescencia para determinar si la planta está viva o muerta”.

En cuanto a los nuevos proyectos de intensificación, González Montaner sostuvo que se caracterizan por una mejor y más eficiente fertilización, más cultivos, más carbono, los biocombustibles, las especialidades, los proyectos de intersiembra y los proyectos sociales, entre otros.

En cuanto a la intensificación de la fertilización en el manejo de cobertura, el técnico de AACREA recomendó a los productores mirar los aspectos ligados al suelo (disponibilidad de P, N y K) antes de tomar cualquier decisión. “Los lotes que vienen con historia de fertilización son mejores no sólo por la porosidad sino porque queda residuo en la cobertura”.

En relación al balance de carbono González Montaner aconsejó “hacer un esfuerzo para llegar a 4 o 5 toneladas de C en zona Norte y a 3 en zona centro. Eso implica incorporar gramíneas más allá de la rotación”.

También habló de los cultivos como proveedores de energía y el debate que ha suscitado el tema tanto en Europa como en EE.UU. “En Argentina si bien hemos visto un desarrollo del tema y algunos grupos que avanzan, queda claro que no se podrá hacer más si no hay reglas claras y planificación desde el Gobierno”.

En el contexto de avance planteado, no hay espacio para las dudas. “El productor se encuentra inmerso en un mar de cuestionamientos y aquí aparece la figura del asesor, con lo cual hay que repensar la presencia de un asesor único para todo el establecimiento. Todos los nuevos desafíos requieren eficiencia en el manejo, competitividad, escala para crecer en masa crítica, profundizar en mejores elecciones de los sistemas de producción basados en ambientaciones pertinentes y aplicaciones pertinentes”.

Las tecnologías de insumos que vienen de manera rápida, si funcionan se van a seguir incorporando como se ha hecho hasta ahora. “Pero el productor debe hacer el esfuerzo de trabajar en la agricultura por ambientes. La preocupación de los últimos años ha sido aumentar el margen por hectárea. Sin embargo, el escenario de largo plazo requiere hacer un análisis de los procesos en los que el empresario está inmerso, donde claramente interviene el escenario político”. En la misma sintonía, Montaner aconsejó a los productores ser detallistas.

Temas en esta nota

    Cargando...