El Banco Central reforzó su apuesta para mantener el dólar quieto a $ 3,10

En lo que va del mes resignó más de US$ 140 millones en reservas por la renacida inquietud cambiaria.

13deSeptiembrede2008a las08:01

El precio del dólar al público se mantuvo a $ 3,10 ayer, con lo que cerró estable en la plaza local luego de cuatro jornadas de suba. Pero mantuvo la tendencia alcista en el mercado mayorista, donde avanzó dos milésimas de peso (de $ 3,08 a 3,082 para el tipo vendedor), pese a los esfuerzos que el Banco Central (BCRA) realizó para persuadir al mercado que, en lo inmediato, no habrá desbordes en su cotización.

Sin embargo, se pudo notar que el mercado estuvo más calmo y al BCRA le rindió frutos su decidida intervención de anteayer, jornada en la que había sido un activo oferente de divisas para operaciones físicas y por liquidarse a futuro para evitar que el valor de la divisa se disparase. De haber convalidado precios más altos, habría alentado una creciente especulación cambiaria en momentos en que una de las dudas que limita el despegue de la economía local tiene que ver con la evolución futura de esa moneda, ahora que la inflación -por vía indirecta- restó competitividad al peso.

Ayer, por caso, un informe de GPS Investments concluyó en que si el tipo de cambio se mantuviera $ 3,09 a fin de año, acumularía un atraso levemente superior al 6%. "No es grave, pero en el caso de Argentina la cosa se complica porque los vencimientos de la deuda de 2009 y 2010 obligan a mantener un superávit comercial no menor a 10.000 millones de dólares y no deja lugar para corregir por la vía de la reducción de retenciones a la exportación el deterioro del tipo de cambio", sostiene esa consultora al enumerar una serie de argumentos por los que el valor del dólar sólo tendría, de aquí en mas, recorrido alcista, repitiendo una cuenta que no pasa inadvertida para inversores y empresarios y deja a la vista que la discusión cambiaria se ha reabierto en la Argentina.

Por lo pronto, ayer una prueba del menor stress del mercado cambiario fue entregada por la baja de $ 3,07 a 3,06 que registró la cotización minorista del dólar tipo comprador, movimiento que denuncia que en los bancos y casas de cambio no esperan una escalada mayor de los precios, al menos en breve.

La tranquilidad ayer llegó luego de que el Central se volviera a mostrar dispuesto a vender fuerte para evitar nuevos desbordes en los precios. "Vendió al contado, apenas comenzó la jornada, para asegurar la liquidez y marcar un camino de cotización a los operadores. Más tarde reforzó esa estrategia saliendo a ofrecer futuros a la par para fin de septiembre, a 3,080 pesos; a 3,09 para octubre y 3,10 para noviembre", describió Fernando Izzo, operador de ABC Mercado de Cambios, en referencia a los valores mayoristas.

"Fue su única aparición al contado del día en el mercado. Barrió con todas las posturas compradoras hasta 3,0780 pesos", suscribió Carlos Risso, del portal Notibancos.com. El volumen total de operaciones cambiarias se contrajo un 33% respecto del nivel alcanzado en la jornada previa, toda vez que se operaron US$ 533 millones contra los 800 millones negociados el jueves.

La parte vacía del vaso
La divisa culminó la semana con un avance de 4 y 4,2 centavos en cada segmento de negocios (minorista y mayorista), pese a que el BCRA se desprendió de unos US$ 100 millones para calmar a la demanda y evitar mayores oscilaciones en su cotización, una suma que remite al atizbo de corrida cambiaria que se generó cuando el Gobierno y el campo radicalizaron su disputa.

En aquella oportunidad, el Central resignó reservas por unos US$ 3000 millones. En esta ocasión apenas se desprendió de unos 140 millones desde comienzos de mes, aunque nadie se atreve a dar por cerrada la pulseada con el mercado en un contexto internacional que no ayuda, habida cuenta de que esta semana se devaluaron frente al dólar estadounidense todas las monedas eme

Temas en esta nota

    Cargando...