La maquinaria agrícola busca un salvavidas en la exportación

El mercado local está frenado por el desánimo en el campo y la escasez de crédito.

Por
13deSeptiembrede2008a las08:13

La industria de la maquinaria agrícola sigue sin levantar cabeza. "Estamos en una situación crítica. No hay crédito; el humor de los productores agropecuarios sigue igual porque no tienen soluciones a sus problemas; hay una enorme sequía en gran parte del país y los precios de los granos han caído mucho en las últimas semanas. Se ha dado una suma de cosas que contribuyen a no alentar las ventas", dijo a LA NACION Manuel Dorrego, director ejecutivo de la Cámara de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma).

Mientras espera que las ventas internas reaccionen, la industria apuesta a consolidar las exportaciones, que ya aportan el 25% de la facturación y siguen creciendo. Venezuela -país con el que hay un acuerdo especial de transferencia de tecnología agropecuaria- sigue siendo el principal destino de la maquinaria exportada. Según el trabajo de IES, en el primer semestre de este año concentró el 33,2% de las ventas externas por unos US$ 33,9 millones.

El segundo mercado es Brasil, con el 23,4% de lo exportado y un crecimiento del 1154% respecto del primer semestre de 2007. Entre los mercados más exóticos y lejanos aparecen Rusia (5,2%), Ucrania (4,2%) y Alemania (3,4 por ciento).

"En general, las exportaciones vienen bien y es probable que terminen el año por encima del monto exportado en 2007. La caída de las ventas en el mercado interno estimularon de alguna manera la búsqueda de mercados en el exterior para mantener ocupada la capacidad de las fábricas", dijo el director ejecutivo de Cafma.

A tasa subsidiada
Cuando la presidenta Cristina Kirchner anunció hace 10 días una línea de créditos blandos para la compra de bienes de capital de fabricación nacional (el 65% de los cuales es maquinaria agrícola), el sector se mostró entusiasmado. "Los fabricantes están todos con muy baja demanda. Hacen falta créditos a tasas razonables de manera urgente porque, salvo muy raras excepciones, no hay financiamiento y lo que hay es tasas muy altas que nadie toma", explicó Dorrego.

Según un relevamiento de IES Consultores, en el segundo trimestre de este año la venta de cosechadoras cayó el 46,7% comparado con los tres meses previos, mientras que las ventas de tractores se mantuvieron estables. "En el resto de los equipos, la situación fue dispar, ya que las ventas bajaron en promedio un 20 por ciento, lo cual marca los efectos del conflicto con el campo", sostiene el trabajo de la consultora.

En junio, respecto de igual mes de 2007, las ventas de tractores y cosechadoras cayeron el 20,8% y el 58,1% respectivamente.

"Como las ventas del primer trimestre, de enero hasta la mitad de abril, habían sido excepcionales, fuera de lo común, el promedio de los primeros seis meses arroja números positivos, pero la situación es compleja y hay gran preocupación entre los fabricantes. Si los créditos vinieran a una tasa razonable, ayudarían mucho y podríamos llegar a los 850 millones de dólares que se facturaron el año pasado", dijo Dorrego.

Mario Bragachini, técnico del INTA especializado en maquinaria agrícola, citó la experiencia reciente de financiamiento accesible en este sector. "Las ventas están paradas por la alta tasa de interés y la falta de crédito. Pero cuando aparece el crédito, el productor agropecuario aparece y pone plata enseguida. Hace unos cinco o seis años, el Estado lanzó una línea de créditos a tasa subsidiada por 50 millones de pesos, y después del anuncio se vendieron máquinas por 200 millones. Cuando hay confianza, las mismas fábricas o sus concesionarios salen a financiar", explicó Bragachini.

 

Temas en esta nota

    Cargando...