"El biocombustible explica apenas 4% del alza anual de los granos"

Luego de lograr cooperación bilateral en materia de energías alternativas con Brasil, Estados Unidos busca avanzar en ese mismo camino con la Argentina.

Por
15deSeptiembrede2008a las07:21

Con el gobierno de Luiz Lula Da Silva, los convenios hablan hasta de códigos y estándares para la producción y exportación de biocombustibles. En cambio, con la Argentina, la coordinación en investigación y desarrollo de fuentes energéticas renovables apenas está comenzando.

Tras participar en Buenos Aires del primer encuentro del grupo binacional de trabajo de Energía Alternativa y Eficiencia Energética, Faith Corneille, experta en asuntos energéticos y agrarios del Departamento de Estado norteamericano, destacó la importancia que, en el mundo globalizado, las naciones interactúen en la investigación y desarrollo de energías limpias.

En una entrevista con El Cronista, Corneille, minimizó el impacto que la demanda de biocombustibles en el alza de los precios de los commodities agrícolas y auguró que 2012 será el despegue de la segunda generación de combustibles alternativos, con los residuos como principales fuentes.

–¿Por qué el interés de Estados Unidos en cooperar en materia energética con distintos países?

–Porque el gobierno federal está convencido de que para poder enfrentar el desafío de que los países crezcan y tengan la energía suficiente para hacerlo, debe existir la cooperación en investigación y desarrollo, de la mayor cantidad de naciones posible.

–¿Cuál es la expectativa en cuanto al trabajo con la Argentina?

–Habrá antes de fin de año una reunión en Washington para definir cuáles son proyectos que se encararán en conjunto. Hay muchas áreas, metas políticas y energéticas en común con la Argentina y estamos abiertos a avanzar en ese sentido.

–¿Cuál es el impacto que tiene la demanda de granos para biocombustibles en los precios agrícolas mundiales?

–Entre abril de 2007 y el mismo mes de este año, los precios agrícolas subieron 49%. Pero la demanda de maíz para etanol o de soja para biodiesel son responsables de un 4% de ese aumento. El resto tiene que ver con el precio del petróleo, factores climáticos desfavorables y en algunas restricciones a las exportaciones... Pero el objetivo de Estados Unidos es para 2012 tener escala comercial de los bicombustibles de segunda generación, que no compiten con la comida y que cuyas fuentes son residuos forestales, urbanos y algas marinas.

–Cómo se convence a la gente que este es el momento para dejar de depender tanto del crudo?

–El alto precio es la señal más clara al público: hace reducir el consumo. También cuentan los incentivos. En Estados Unidos, quien compra un auto híbrido, obtiene un crédito fiscal. Y a la empresa que mezcla diesel con biodiesel, se le reintegran 53 centavos por galón.

Por Paula López.

Temas en esta nota

    Cargando...