Jacob Frenkel: "No hay recetas mágicas contra la inflación"

Aconsejó un ajuste en las tasas de interés.

15deSeptiembrede2008a las07:45

En un mundo con tasas de inflación más altas, los países más proclives a la suba de precios deben tener especial cuidado y no pensar en recetas mágicas para reducirla, según el vicepresidente de la aseguradora norteamericana AIG, Jacob Frenkel. Presidente del influyente Grupo de los 30 y ex presidente del banco de inversión Merrill Lynch, Frenkel dijo en una entrevista con LA NACION que Estados Unidos crecerá menos, pero sin caer en una recesión, y que en 2009 la mayoría de los bancos centrales del mundo subirán sus tasas.

Tras participar recientemente de las Jornadas Monetarias organizadas por el Banco Central, el ejecutivo que asesoró en 2001 al entonces ministro Domingo Cavallo no quiso hablar en particular sobre la Argentina, pero destacó el rescate de bancos realizado por la Reserva Federal y el Tesoro de Estados Unidos. La entidad que él preside, AIG, no descarta la venta de algunos de sus activos más importantes para salir de la crisis, y también podría pedir ayuda a la Fed (de lo que se informa en la Pág. 5).

-¿Prevé una desaceleración fuerte de China e India, que traccionaron la suba del precio de las materias primas?

-Ambas economías fueron motores del crecimiento mundial y grandes responsables del aumento de la demanda de energía. Parte de esta demanda en China fue inducida por la necesidad de producir bienes que son reexportados a Occidente y en particular a Estados Unidos. Si la economía norteamericana se desacelera más, entonces se restringirá la demanda de energía y por lo tanto bajará su precio.

-¿La inflación es ahora un elemento más peligroso que la desaceleración económica?

-Soy más optimista que otros economistas respecto de la desaceleración de EE.UU. porque gran parte de su crecimiento en los últimos tiempos se basó en sus exportaciones más que en su demanda interna. En ese sentido, se observa que las industrias ligadas al mercado externo tienen una buena perspectiva. Pero, al mismo tiempo, el mercado de viviendas seguirá bajando uno o dos trimestres más; el desafío es cómo se evita que ese problema se traslade al resto de la economía. Y allí es muy importante la psicología: si el sentimiento de los consumidores empeora, reducirán sus gastos. En suma, creo que la economía de EE.UU. seguirá creciendo, aunque bastante menos que antes. Por lo tanto, hay que ocuparse más por la inflación, que está en un nivel que debería preocupar más a los bancos centrales.

-¿Hay que prever entonces una suba de tasas de interés?

-Sí, estarán más arriba en casi todo el mundo en 2009.

-¿Cuál es la mejor forma para atacar la inflación en la región?

-La inflación es preocupante no sólo en América latina, sino también en los países industrializados. Es verdad que hay algunas zonas donde la inflación forma parte del ADN de los países, por lo que hay que tener especial cuidado para no se salga de control. En términos de medidas, no hay magia: una política monetaria que ajuste las tasas de interés y reduzca la inflación es una estrategia válida para todos los países.

-¿América latina está más protegida de esta crisis?

-Las necesidades en los 90 estaban relacionadas con las crisis de la deuda, pero ahora los países emergentes enfrentan sus problemas de una manera más racional. De todos modos los flujos de capital continúan yendo en un sentido o en otro.

-¿El rescate de instituciones como Bear Stearns, Fannie Mae y Freddie Mac por parte del gobierno de EE.UU. no contribuirá a que los inversores se sientan demasiado protegidos del riesgo?

-No se pueden poner todas esas instituciones en la misma bolsa. El caso de Bear Stearns era muy complejo si no se lo rescataba, por sus ramificaciones en el resto del sistema financiero, así que el rescate

Temas en esta nota

    Cargando...