Se acelera el cierre de Pymes lácteas por la política intervencionista del gobierno

“Indemnizamos a los empleados, pagamos nuestras deudas con los productores y decidimos no seguir perdiendo", explicó Félix Garcías, titular de (la ahora ex Pyme) Lacteos Garcías (Don Manolo).

Por
15deSeptiembrede2008a las16:54

La crisis lechera promovida por la política intervencionista del gobierno nacional está generando una notable destrucción de riqueza en el sector. Mientras que algunas Pymes lácteas ya cerraron sus puertas, otras optaron por reducir su plantel de personal.

Entre lágrimas y con la voz entrecortada, Félix Garcías, titular de (la ahora ex Pyme) Lacteos Garcías (Don Manolo), relató a Infocampo la drástica decisión que debió tomar al momento de liquidar su empresa familiar, localizada en Susana, Santa Fe.

“Cerrar nuestra empresa es terminar con muchísimos años de historia personal y familiar", comentó Garcías a Infocampo. "Cuando nos dimos cuenta que producir un kilo de queso nos costaba más caro de lo podíamos llegarlo a comercializar, empezamos a vender nuestras máquinas y a indemnizar al personal de nuestra planta”, agregó.

Don Manolo era empresa familiar de más de 30 años de trayectoria, que comercializaba el 100% de su producción en el mercado local. Producía fundamentalmente leche fresca, yogur, quesos y dulce de leche.

“Indemnizamos a los empleados, pagamos nuestras deudas con los productores y decidimos no seguir perdiendo", explicó Garcías.

"Nuestros costos no daban para más y ahora me dedicaré a asesorar a empresas del rubro por la zona hasta que encuentre algo más rentable; lo que si estoy seguro es que en este sector no invierto nunca más un centavo”, comentó Garcías con mucha tristeza.

Otra de las tantas empresas lácteas que también cerró sus puertas, luego de atravesar una crisis de rentablidad en los últimos dos años, fue lácteos Manucho, elaboradora de productos marca Lattaio.

“Hace unos días ya despedí al 70% del personal y en estos días, lamentablemente, hago lo mismo con el resto”, indicó a Infocampo Juan Pablo Ruata, titular de la empresa.

La página de Internet de la firma aún sigue en pie. Pero ya no como la carta de presentación on line de la firma, sino como el testimonio de la destrucción de riqueza generada por la política oficial (www.lattaio.com.ar).

“En un momento nacimos para salvar a un tambo y fuimos creciendo hasta posicionarnos muy bien en el mercado local, pero ya no damos más; preferimos plantar bandera acá antes que seguir endeudándonos", relató, apesadumbrado, Ruata.

La empresa estaba situada en la localidad de Manucho, a 50 kilómetros de la ciudad de Santa Fe. La planta estaba ubicada en un campo de 900 hectáreas donde procesaban 7000 litros diarios directamente de su propio tambo, mientras que otro tanto lo adquirían a productores de la zona.

Empresarios del sector vienen advirtiendo al gobierno nacional que, en caso de no haber cambios sustanciales en la política lechera oficial, el progresivo cierre de tambos y de fábricas lácteas generará un déficit de producción grave.

Temas en esta nota

    Cargando...