Inflación, sequía y recesión: el cóctel explosivo que amenaza con incendiar las economías del interior productivo

La política económica kirchnerista erosiona los ingresos de los municipios al tiempo que los gastos sociales se incrementan para amortiguar la situación de las familias golpeadas por la crisis. "Se está incrementando la cantidad de personas que asisten a los comedores comunitarios“, dijo Osvaldo Salomón, intendente de la localidad de Chabás.

Por
15deSeptiembrede2008a las17:01

Las principales localidades agropecuarias del interior del país están experimentando serios problemas económicos y financieros a partir de la combinación de tres elementos que, combinados, resultan fatales: recesión, sequía e inflación.

“A medida que va pasando el tiempo, la situación económica presente en el interior se va agravando cada vez más”, dijo hoy a Infocampo Osvaldo Salomón, intendente de la localidad santafesina de Chabás.

“Los ingresos comunales están cayendo abruptamente y esto se nota especialmente en el aumento de la desocupación”, indicó Salomón, para luego mencionar que “también se está incrementando la cantidad de personas que asisten a los comedores comunitarios”.

Por su parte, Raúl Ponzio, intendente de Las Rosas (Santa Fe), comentó que “hoy día ya no hay ánimo para realizar ninguna clase de inversión; hay una recesión muy importante por la falta de políticas claras”.

“El conflicto entre el gobierno nacional y el sector agropecuario hizo que todo el país perdiera económica y socialmente”, señaló Ponzio, para luego agregar que “hay problemas muy serios, pero el que más preocupa a la gente es la inflación, que se está comiendo los bolsillos de los asalariados”.

Según los últimos datos difundidos por el Instituto Provincial de Estadísticas y Censos de Santa Fe (Ipec) la inflación minorista en los primeros siete meses de 2008 fue del 16,9% (anualizado daría un 28,9%).

En Córdoba, en tanto, se está evaluando la posibilidad de que el gobierno provincial comience a emitir "bonos" para suplir la disponibilidad de fondos que dejó de enviar el gobierno nacional (a modo de castigo a Juan Schiaretti por haber apoyado a los productores durante el conflicto agropecuario).

“Se ha hablado de que si la provincia no se puede regularizar las cuentas se implantaría el sistema de bonos, pero hasta el momento no se sabe nada al respecto”, afirmó Marcos Rodrigué, intendente de Inriville.

“Todo Córdoba está pasando un muy mal momento económico desde que el gobierno nacional recortó fondos a la provincia; la situación está muy brava”, añadió Rodrigué.

En la mayor parte de las regiones pampeanas –con excepción del centro y sudeste de la provincia de Buenos Aires– el ingreso estacional generado por la cosecha de trigo será nulo a escaso a causa de la sequía.

En la ciudad bonaerense de Carlos Casares, en el oeste de Buenos Aires, las restricciones hídricas agravaron la difícil situación económica que atraviesa la comunidad a partir del conflicto promovido por el gobierno en marzo pasado.

“Con inflación, sequía y recesión los jefes comunales de los municipios estamos administrando pobreza”, fue la categórica definición del intendente de Carlos Casares, Omar Foglia.

“En los últimos meses han aumentado todos los costos a nivel municipal y se está haciendo cada vez más complejo sobrevivir así; además aumentar los impuestos en este contexto no es para nada fácil”, sostuvo Foglia.

Temas en esta nota

    Cargando...