Los analistas advierten que aún no se ha visto lo más grave

Afirman que EE.UU. puede limitar los daños pero no evitar una recesión. Más bancos en peligro.

Por
16deSeptiembrede2008a las07:43

Si se ingresan "economistas", "crisis subprime" y "lo peor ya pasó" en un popular buscador de Internet aparecen unas 30.000 entradas, buena parte de ellas correspondientes a informes de analistas de bancos de inversión, que intentaron en los últimos meses moderar el pesimismo y quedaron, con la sucesión de noticias financieras catastróficas, en el ridículo.

En cambio, el blog de un economista polémico, exuberante y despreciado a menudo por sus colegas ayer estallaba de visitas. Nouriel Roubini, 50 años, profesor de la escuela de negocios Stern de Nueva York, visitante frecuente a las jornadas anuales del BCRA y ligeramente parecido al periodista Ari Paluch, no sólo viene anticipando la crisis desde 2004, cuando los inversores se le reían en la cara, sino su exacta secuencia: pinchadura de la burbuja inmobiliaria, cierre de la canilla crediticia, crisis financiera sistémica y recesión en las economías más poderosas del mundo.

"Con el colapso de Lehman es esperable una corrida contra los otros bancos de inversión, como Merrill Lynch, Goldman Sachs y Morgan Stanley, y también contra entidades comerciales con parte de banca de inversión, como JP Morgan y Citigroup", dijo ayer Roubini, quien en los EE.UU. fue apodado "El Nostradamus de la crisis subprime".

Roubini cree que la Reserva Federal ahora sólo puede aspirar a limitar daños, pero no a evitar una recesión importante. "Sus herramientas son inútiles, atacan el problema de la liquidez, pero no el de la solvencia", explica. El Gobierno de EE.UU. ya lleva gastados 500.000 millones de dólares en rescates con esta crisis, y Roubini estima que la cuenta final rondará entre un billón y dos billones de dólares.

Son muy pocos los economistas que saben realmente de pánicos financieros, dice el profesor de Stern: "Estamos en un territorio sin mapa, en el que la teoría económica tradicional no sirve para nada".

En este punto coincide Daniel Heymann, macroeconomista de la Cepal Argentina. "¿Hasta cuándo vamos a seguir insistiendo con los modelos de expectativas racionales en estos terremotos?", se pregunta. Heymann, un keynesiano especialista en la Crisis del 30, aporta un dato perturbador en este sentido: la fuga de los inversores hacia activos de supuestamente mayor calidad ("flight to quality") se dirige hoy desde países emergentes con superavits hacia los EE.UU, justamente el epicentro del temblor.

¿Qué puede pasar en los próximos meses? Roubini está seguro de que aún no se ha visto lo peor. "Nos encontramos en la burbuja inmobiliaria más grave desde la Gran Depresión, los consumidores no pueden gastar más dinero ni ahorrar. Sin embargo, aunque esto es una crisis sistémica, no creo que los EE.UU vayan a una recesión de la profundidad de la de Japón en los 90, que dure una década".

Heymann apela a una comparación borgeana: "Estamos en un jardín de senderos que se bifurcan", le dijo a Clarín. "Es muy difícil hoy identificar un escenario central. Desde hace meses nos venimos desayunando con una catarata de ''novedades'', desde la identificación de las primeras tragedias subprime hasta Lehman, pasando por Bear & Stearn, Fannie Mae y demás", explica, "adivinar la próxima novedad es eso: una adivinanza".

Por Sebastián Campanario.

Temas en esta nota

    Cargando...