Economistas creen exagerado el pesimismo sobre la situación local

Desde posiciones ideológicas antagónicas, Mario Blejer y Aldo Ferrer coincidieron en que la Argentina está a salvo desde el plano financiero y que su comercio no decaerá.

Por
17deSeptiembrede2008a las07:47

La Argentina sobrevivirá al colapso financiero internacional, porque su poca exposición al mercado de capitales y precios de materias primas que se mantendrán en niveles elevados mantendrán a salvo al país de la crisis que afecta a las potencias desarrolladas, tanto desde el punto de vista financiero como del de la economía real. En eso coincidieron ayer los economistas Aldo Ferrer y Mario Blejer, durante un seminario organizado por la Asociación de Supermercadistas Unidos (ASU) en Costa Salguero, del que también participó el ministro de Economía, Carlos Fernández (ver pág. 4).

Ferrer festejó la política de crecimiento en base al tipo de cambio competitivo y el ahorro interno. Esto último mantiene al país exento de algo que, “más que una crisis financiera, es una conmoción mundial”, dijo. “Frente a este escenario, la incidencia sobre la economía argentina real es muy baja, porque no se apela al financiamiento internacional”, afirmó.

Blejer coincidió en que “Argentina no hizo sus planes en base al financiamiento externo”, lo que le permitió pasar con relativa calma tres meses en los que la fuga de capitales en los países emergentes llegó a los u$s 35.000 millones. Sin embargo, las cosas se tornarán difíciles si el país planea volver al mercado de capitales: “Los días de crédito fácil y barato han llegado a su fin. Hay mucho menos dinero disponible para los países emergentes y esto nos condiciona en cierta forma”, dijo.

Ambos consideraron que los precios de los commodities seguirán firmes, aunque no en los valores récord de mediados de año. “No veo un escenario de derrumbe en el precio de la soja. No están en riesgo los fundamentals”. dijo Blejer, que estimó que un 25% del valor de la oleaginosa de los últimos tiempos correspondió al ingreso de capitales especulativos que serían los mismos que estarían saliendo de esos mercados, lo que dejaría a la materia prima exportada por la Argentina en torno a los u$s 400 por tonelada. “La demanda desde los mercados asiáticos sigue firme”, indicó Ferrer.

El máximo referente del Plan Fénix, sin embargo, consideró cuatro puntos críticos que el país debería solucionar: inflación, apreciación del tipo de cambio, financiamiento restringido e institucionalidad. “La inflación no está descontrolada, pero los precios crecen más de lo conveniente y esto se agrava por la polémica en torno de la credibilidad de los indicadores”, sostuvo. En cuanto a la paridad con el dólar, dijo que el tipo de cambio deja de ser competitivo al subir los costos en dólares mientras permanece estable en torno a $ 3,10. Estipuló más apropiado que ronde los 4 pesos por dólar.

Por Esteban Rafaele.

Temas en esta nota

    Cargando...