La intervención oficial pudo poco contra la corrida: se desmoronan bonos locales

Como Lehman era uno de los emisores de seguros contra default local, quienes tenían pólizas salieron a liquidar sus títulos. Un Boden 2012 ya rinde casi 25% en dólares.

Por
18deSeptiembrede2008a las07:43

La crisis financiera internacional no da tregua. Y no son sólo los bancos internacionales los afectados. En la plaza local, los bonos encontraron en el crac financiero externo otra excusa para extender su caída libre, mientras que en el mercado cambiario el dólar sigilosamente avanza todos los días un escalón.

Ayer, la divisa norteamericana terminó a $ 3,105 en el circuito mayorista, mientras que en las pizarras de casas de cambio de la city porteña se podía encontrar a $ 3,12 para la venta. Aunque si no fuera por la intervención del Banco Central (BCRA), la avanzada podría haber sido mucho mayor. No más basta ver lo que sucedió en Brasil, en donde el dólar terminó ayer a 1,86 reales, y acumula una apreciación de 13,4% en lo que va de septiembre. En el mismo período, el tipo de cambio local sólo varió en un 2,5%.

“(El Central) está buscando que esto se parezca lo menos posible a una corrida. No le molesta tanto que el dólar suba, siempre que se haga de manera controlada”, explicó el responsable de cambios de un banco extranjero, que pidió no ser nombrado. Desde la entidad que preside Martín Redrado señalaron que vendieron ayer cerca de u$s 50 millones en el mercado de dólar spot (en la city habían estimado bastante más, entre u$s 150 millones y u$s 180 millones) y otros u$s 100 millones en el mercado de futuros. Para fin de diciembre, los contratos de peso-dólar se operaban ayer a $ 3,118.

Por ahora, no obstante, la apreciación del tipo de cambio no está generando en el mercado una suba de tasas de interés. El call, como se conoce la tasa que se paga por préstamos interbancarios, se mantenía estable en torno al 9,5%. Aunque en la city advierten que si continúan las ventas de divisas por parte del BCRA no tardará en evidenciarse un encarecimiento en el costo del dinero, ya que cada vez que la autoridad monetaria vuelca dólares al mercado retira pesos del circuito financiero.

Los bonos, entretanto, reflejaron en sus precios el fuerte proceso de desapalancamiento (desendeudamiento) que se desató a partir de la crisis internacional. El BCRA también participó del mercado de renta fija y compró títulos (unos $ 70 millones nominales, según estimaciones de los bancos), pero no tuvo demasiado impacto en los cierres. El Descuento en pesos cayó 4,5% y ya acumula un rojo de 10% en tres días, mientras que entre los papeles en dólares, los más castigados fueron los Boden 2012 y 2015, que se desplomaron 5,6% y 4,3%.

Según explicaron en la mesa de un banco extranjero, Lehman Brothers era un importante emisor de seguros contra default (credit default swaps) de Argentina, y tras su quiebra, muchos inversores se encontraron sin cobertura, con lo cual optaron por liquidar sus posiciones en títulos locales. Los más afectados fueron las series de Boden. Ayer, un Boden 2012 ya rendía 24,6% en dólares.

“No hay crédito en el mundo, y el poco que había para Argentina se terminó yendo con esta corrida”, apuntó un operador de bonos de una entidad local. A un año de plazo, los seguros contra un default local se cotizaban ayer a 1.200 puntos, casi 400 más que hace tan solo una semana.


Por Florencia Donovan.

Temas en esta nota

    Cargando...