Las retenciones serían insostenibles

La desaceleración en la economía mundial provocará una caída de la demanda y precios de las commodities.

20deSeptiembrede2008a las03:55

A pesar del optimismo de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner sobre la firmeza de la economía argentina frente a la crisis financiera internacional, algunos economistas consultados por LA NACIÓN coincidieron en que, si los precios de las commodities agrícolas continúan en baja, las retenciones al 35 por ciento serán insostenibles.

La crisis financiera, recrudecida la última semana por la quiebra de la banca de inversión Lehman Brothers, tendrá sus consecuencias para el campo argentino. Los economistas explicaron que habrá una caída en la demanda y precios de las exportaciones agrarias, que afectará la rentabilidad del sector y la recaudación fiscal del Estado.

"Si los precios siguen cayendo, el Gobierno tendría que pensar en una reducción de los derechos de exportación para mantener la producción y exportaciones, y no enfrentar una caída drástica de la recaudación", sostuvo Nadin Argañaraz, de la Fundación Mediterránea.

"Es posible que nos estemos acercando a una situación similar a la de 2001 en rentabilidad del campo", señaló Argañaraz.

En este contexto, para el economista Jorge Todesca, es muy probable que haya un nuevo escenario de tensión a partir de renovados reclamos del agro para bajar las retenciones.

Por su parte, Mariano Lamothe, de Abeceb.com, dijo que "los precios caen por debajo de los US$ 400 se ponen en riesgo las alícuotas actuales de exportación".

A su turno, Fausto Spotorno, de Orlando Ferreres y Asociados, explicó que las retenciones al 35 por ciento se fijaron sobre precios demasiado altos y que "será difícil mantenerlas".

El economista Roberto Cachanosky sentenció, a su turno, que el modelo no va a aguantar. "Los márgenes de rentabilidad se achican y va a llegar un punto en que no se podrán sostener las retenciones", advirtió.

En opinión de los entrevistados, campo y Gobierno se verán afectados por esta caída. Todesca sostuvo que "precios más bajos significan una reducción de ingresos fiscales, que son sustantivos para el Gobierno". Para él, los precios estarán en 2009 un 20% por debajo de los actuales. "Aunque el piso de estos productos se sigue sosteniendo, ya no treparán a los máximos registrados hace algunos meses", agregó.

A propósito, Argañaraz destacó que el problema no es menor para la Argentina, ya que el fuerte crecimiento de los términos de intercambio que hubo en los últimos años representa la mitad del crecimiento de la economía.

En tanto, Spotorno, fue un poco más allá en los efectos y dijo que "el Estado va a recaudar menos por lo que tendrá que reducir los subsidios y podría haber un aumento de tarifas".

Causas de la caída
La economía norteamericana representa un tercio de la economía mundial. Para Todesca, es "inocente" pensar que no tendrá efectos en la economía mundial.

Eduardo Fracchia, economista del IAE-Universidad Austral, dijo: "Si se frena Estados Unidos, se afecta la locomotora de la economía mundial, que es China. Y si China está más ajustado, va a achicar su demanda de commodities y así hará caer los precios internacionales". Aunque la recesión estadounidense no sea muy fuerte, opina que puede ser larga.

Todesca explicó que el alza de los precios del último año, cuyo pico fue a fines de junio cuando la soja trepó a US$ 611 por tonelada, tiene que ver con la irrupción de nuevos actores en el mercado de granos.

"Hubo fondos especulativos que se salieron de los bonos vinculados con las hipotecas y se metieron en el mercado de commodities; esto hizo subir su precio de manera artificial", señaló Todesca. Y analizó que estos fondos se están retirando por falta de liquidez o en busca de inversiones más seguras.

Argañaraz explicó que a partir de la apreciación del dól

Temas en esta nota

    Cargando...