Es excesiva la oferta de carne

Notorio interés por los diversos tipos de vacas.

Por
20deSeptiembrede2008a las04:01

Transcurrida una semana desde la última edición de esta columna referida a la operatoria del Mercado de Liniers, desafortunadamente no es alentador para el productor recordar el clima en que fueron concertados los negocios del segmento clausurado ayer.

Mientras se aguarda con ansiedad un pronóstico positivo de lluvias para los próximos días, así como algún anuncio del Gobierno que aliente a continuar las explotaciones con cierto grado de previsibilidad, la sobreoferta de carne que hoy colma las góndolas y demás puntos minoristas se traduce en precios por kilo en pie estancados prácticamente en los niveles de 2005/2006, esto es, soportando el peso de una inflación que, teniendo como válidos los índices oficiales, supera con holgura el 20% desde entonces.

Con 25.610 vacunos ingresados, incluidos 173 del jueves, resultó común a los frigoríficos consumeros y abastecedores varios una disposición compradora estimada menos que discreta, justificada -según se dijo a LA NACION en el diálogo de pasarelas- por la dificultad que tienen para distribuir las reses tradicionales, habida cuenta de los aportes que los exportadores deben concretar, sin excepción, para cumplir con el cuestionado encaje del 75% de su capacidad de cámara.

Estas reses se entregan a valores que oscilan desde $ 4,60 hasta $ 5/5,30 por kilo de carne, siendo de apuntar que pueden incluir ganado británico como cruzas e incluso remesas clasificadas de calidad regular, que no son rechazadas en virtud del precio ventajoso al que son recibidas. Para acentuar el clima poco propicio imperante en las ventas del centenario recinto, una baja del orden del 15 al 25% registrada desde julio en el valor de los subproductos, en particular del cuero, estaría condicionando la capacidad de pago de las empresas afectadas.

En lo que respecta a la tendencia que prevaleció en el Mercado en las tres ruedas de referencia, resultó notoria la facilidad con que fueron negociadas todas las categorías de vacas, cuyo ingreso alcanzó al 56,73% del total, equivalente a 14.350 animales. Las de cortes se cotizaron en $ 2,30/2,78 las de mejor conformación y entre $ 1,80 y $ 2,25 las regulares, en tanto que se obtuvo $ 1,65/1,81 por la de conserva buena, encarnada, y $ 1,48/1,67 por la inferior.

Mejora para los novillos
Los novillos representaron el 7,83% de la oferta con 1981 cabezas que pesaron en promedio 475,51 kilos. Su venta tuvo trámite ágil por estar bien pedidos por varios titulares de faena, mientras que los precios indicaron leves repuntes. El promedio general resultó de $ 3,049 y mostró un alza del 1,77% respecto del anterior, de $ 2,996.

Las haciendas livianas constituyeron el 65,74% de la entrada y despertaron limitado interés. Los niveles corrientes oscilaron de la siguiente forma: $ 3,37/3,60 por novillitos de 300/350 kilos; $ 3,25/3,45 con 351/390 kg, y $ 3,22/3,40 con 391/430 kg. Las vaquillonas se negociaron en $ 3,34/3,50 las de 300/340 kg; $ 3,15/3,32 con 341/380 kg, y $ 2,74/3,07 con 381/420 kg. Los terneros fueron vendidos a $ 3,45/3,70, con un tope aislado de $ 3,99 obtenido el martes por un corte de feed lot de 273 kg.

Por Esteban D´Apice.

Temas en esta nota

    Cargando...