España desmiente que haya "tensiones"

Curioso incidente.

Por
20deSeptiembrede2008a las04:05

MADRID.- El gobierno español reaccionó ayer con absoluto desconcierto al ser consultado sobre los alcances de las expresiones de su embajador en Buenos Aires, Rafael Estrella, en el sentido de que hay "tensiones" por el caso Aerolíneas que "afectan" la relación bilateral.

"No voy a hacer comentarios sobre eso que ha dicho el embajador porque desconozco esos dichos", se excusó la vicepresidenta primera del gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, al ser consultada al respecto.

-Esas declaraciones están también en la prensa española, insistió LA NACION.

-Puede ser. Pero no conozco exactamente su literalidad. Lo que sí le puedo decir es que, con el tema Aerolíneas Argentinas, hemos hablado con el gobierno argentino, se llegó a un acuerdo con Marsans...

-Se lo pregunto porque es su embajador en Buenos Aires el que dice que la relación está "afectada" por el caso. Y sería bueno saber si es así, qué alcance tiene eso y qué significa para el futuro.

-Lo que le puedo decir es que el presidente del gobierno de España tiene confirmada una reunión con la presidenta argentina la próxima semana en Nueva York, con ella y con otros presidentes de otros países. Eso, como parte de la relación de cooperación, de amistad y de respeto que mantenemos entre el gobierno de España y el gobierno argentino -dijo la "número dos" del gobierno español.

Durante la breve requisitoria, y mientras LA NACION avanzaba en la pegunta, la funcionaria no disimuló expresiones de asombro y de desconcierto, como quien escucha algo que le sorprende mucho.

Sobre todo, cuando se le consultó por versiones según las cuales el viaje a España de Cristina Kirchner fue postergado, por tercera vez consecutiva, debido a un supuesto "enojo" del presidente José Luis Rodríguez Zapatero y del rey Juan Carlos por el caso Aerolíneas.

El nuevo capítulo en la historia de versiones en Buenos Aires sobre las marchas y contramarchas en la relación bilateral tuvo ayer hasta elementos de comedia en el desconcierto evidenciado por el gobierno español.

Y de absoluto desconocimiento sobre supuestos malestares, tanto de los expresados por su propio embajador como de versiones conocidas en los últimos días en medios porteños.

"No bien se dio cuenta de que una corresponsal de la Argentina se anotaba para el turno de preguntas, la vicepresidenta mandó preguntar a uno de sus colaboradores si había pasado algo al otro lado del océano", dijeron fuentes del gobierno español.

Las mismas fuentes revelaron también la intención de De la Vega de ponerse en contacto con el embajador Estrella para conocer los alcances de sus expresiones personales, así como de las versiones sobre un supuesto malestar con el gobierno argentino.

El miércoles pasado, en declaraciones en Buenos Aires, el embajador Estrella dio cuenta de la existencia de "problemas en torno al tema de Aerolíneas, algunas tensiones que sin duda han afectado la relación al tratarse de una empresa de capital español".

Estrella se refirió especialmente al tono del debate sobre la reestatización de la empresa. "En el tratamiento en el Congreso -dijo- se han escuchado expresiones que a mí, personalmente, me han dolido, antiespañolas con tinte xenófobo."

Protesta

Un grupo de bonistas de Estados Unidos protestó contra la decisión de que la presidenta Cristina Kirchner toque el lunes en Nueva York la campana de apertura de las operaciones del mercado electrónico Nasdaq. El denominado Task ForceArgentina argumentó que el gobierno de Kirchner había desafiado cientos de procesos judiciales en Estados Unidos y que debe miles de millones a los bonistas.

Por Silvia Pisani
Corresponsal en España.

Temas en esta nota

    Cargando...