Las aseguradoras vendieron la mitad de coberturas para trigo que en 2007

La mayor caída de las pólizas se verificó en el centro del país, donde están los productores que más aseguran sus cultivos, pues muchos no pudieron sembrar por falta de humedad.

Por
22deSeptiembrede2008a las07:17

Las malas noticias para las empresas vinculadas al campo continúan. La sequía que acosa al trigo no sólo mermó las ventas de fertilizantes y agroquímicos. Además, recortó a la mitad la venta de pólizas para el cultivo, según firmas aseguradoras consultadas por El Cronista.

“Calculo que estaremos asegurando unas 500.000 hectáreas para la cosecha fina, lo que significa una caída del 50% respecto del año pasado”, indicó el jefe del área de Riesgos Agrícolas de la firma La Segunda, Guillermo Rotger.

El período comercial más fuerte de los seguros para granos finos (que incluyen trigo, colza y cebada) se extiende entre fin de junio y fin de octubre, explicó Rotger. El trigo representa el 80% del total de los granos finos asegurados. Para este cereal, pese a que todavía no culminó el período de venta, entre las aseguradoras y reaseguradoras del mercado impera la sensación de que sólo se alcanzará la mitad de lo vendido en 2007.

Carlos Hoffman, gerente de Seguros Agrícolas de Sancor (firma que lidera el mercado junto con la Segunda) también anticipó que habrá caídas importantes en las ventas –cercanas a las estimaciones de Rotger–, aunque confía en que “aún queda poco más de un mes”. Para él, aún no está todo dicho, porque en la medida en que algunas lluvias mejoren el aspecto del trigo en las zonas donde los productores pudieron sembrar, éstos no abandonarían el cultivo a su suerte e invertirían en un seguro.

Contra heladas y granizo

Los seguros agrícolas que se toman en la Argentina son, en su gran mayoría, contra heladas y granizo. Según Hoffman, pocos agricultores optan por el seguro multi-riesgo, que incluye sequía y se contrata antes de sembrar. Pero la incertidumbre política que imperó hasta mediados de julio demoró los contratos y, cuando los productores hubiesen podido asegurarse, las compañías ya estaban tomando sus recaudos ante un año que pintaba catastrófico. Hicieron bien. La Bolsa de Cereales ya estima que la producción podría caer hasta 25% en todo el ámbito nacional.

Así, por la demora, la crisis política también se coló en el negocio de las aseguradoras, aunque con un impacto mucho menor que el de la sequía.

Según Rotger, la merma de ventas no responde a una desinversión de los productores, como sí sucede en los casos de los fertilizantes y agroquímicos. Es que todavía está fresco el recuerdo de las heladas que el año pasado generaron pérdidas de más de 2 millones de toneladas del cereal. Por eso, “consideran al seguro un insumo básico”, indicó el empresario.

Geografía del desastre

Las mayores caídas del área sembrada con trigo se dieron en el norte del país, las provincias de Córdoba y Santa Fe, y el norte de Buenos Aires. La merma de la superficie total cultivada con el cereal fue de 18,5%. Si la caída de las ventas de seguros es mayor, es porque la mayoría de los productores acostumbrados a asegurar sus cultivos se ubica en el centro del país, y muchos de ellos no pudieron sembrar.

Por el contrario, el sur de Buenos Aires es todavía una zona de promesas. Según Daniel Herczog, de la firma Mercantil Andina, en la zona de Tres Arroyos, “si llueve en estos días, en la región se van a activar las ventas”.

Por Julieta Camandone.

Temas en esta nota

    Cargando...