Suben $ 800 millones los ingresos de las obras sociales sindicales

Es porque aumentan los topes salariales sobre los que se hacen los aportes.

Por
22deSeptiembrede2008a las07:55

A partir de noviembre empezará a regir el nuevo aumento en los topes salariales sobre los cuales se calculan los aportes al sistema de salud, esto es las obras sociales y el PAMI. El ajuste elevará desde los $ 4.800 actuales a $ 7.800 el límite salarial para el aporte de los trabajadores. En cambio, las contribuciones patronales se harán sobre la totalidad del sueldo del empleado, sin restricciones. Esto se traducirá en un fuerte aumento de los ingresos de las obras sociales sindicales y otras prestadoras de salud en alrededor de $ 800 millones anuales.

El aumento fue establecido mediante un decreto presidencial que equipara los criterios del sistema de salud -y también para el régimen de Administradoras de Riesgos del Trabajo- con el que rige para el régimen previsional, que sólo fija topes para los aportes personales pero no para las contribuciones que hacen los empleadores. Además precisa que entrará a regir a partir del primer día hábil del mes subsiguiente al de su publicación oficial, según explicó a Clarín el Superintendente de Servicios de Salud, Héctor Capaccioli. Los detalles definitivos de su instrumentación se conocerán esta semana, a través de la reglamentación que publicará la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

En el sistema jubilatorio, los aportes del empleado tienen actualmente un tope de $ 7.800 que aumenta automáticamente con cada incremento de las jubilaciones. En tanto que las contribuciones patronales no tienen límite máximo. A partir de noviembre, con esta equiparación, los aportes de salud (obras sociales y PAMI) y las cuotas de la ART -exclusivamente a cargo del empleador- pasarán a tener los mismos criterios.

De esta forma, tendrán mayores ingresos las obras sociales, incluido el PAMI, el Fondo de Redistribución que financia los tratamientos de alta complejidad, las prepagas con convenios con obras sociales y las ART.

Además, estos cambios pueden beneficiar a los empleados que perciben sueldos medianos y altos que derivan sus aportes a una empresa de medicina privada. En muchos casos, esa gente paga una cuota adicional para cubrir el mayor costo del plan prepago. En adelante, si bien esos empleados van a tener un descuento mayor, por el otro lado podrán derivar a la prepaga la contribución patronal -que no tiene tope salarial- y su propio aporte de salud más alto.

Así podrían dejar de pagar o pagar menos por la cuota extra, o computar el excedente para elegir planes médicos más caros o cubrirse de nuevos aumentos de las cuotas de las prepagas. Otra dato a tener en cuenta por el empleado es que su aporte de salud se deduce de Ganancias. Así, una parte de la suba del aporte se compensa con el menor pago del impuesto. Y el resultado final sobre el ingreso de bolsillo dependerá de lo que se pueda reducir de Ganancias y del eventual ahorro de una parte o de toda la cuota extra que se destina a la prepaga.

Para las empresas, sube el costo laboral sobre los sueldos más altos. Pero casi todas ya descontaban ese incremento desde que en 2005 comenzó la eliminación progresiva del tope salarial para las contribuciones previsionales.

Por Ismael Bermúdez.

Temas en esta nota

    Cargando...