¿Guerra gaucha a la soja en Paraguay?

Primero dijeron que iban a limitar su cultivo, pero después el Gobierno se desdijo. Además planean retenciones de 15%. Cómo le pega a Cresud y otras empresas de Brasil y la Argentina.

Por
23deSeptiembrede2008a las07:55

El gobierno reformista del ex obispo Fernando Lugo tiene al cultivo de la soja en la mira. Paraguay es después de Brasil y la Argentina el principal productor de la oleaginosa en América del sur, con una cosecha en crecimiento, de la que se espera se acerque a las 8 millones de toneladas en 2008/09.

Buena parte del cultivo es realizado por productores brasileños, que cruzaron la frontera en los últimos años en busca de tierras más económicas e incluso empresas argentinas que van en busca de lo mismo.

El último caso es el joint venture de la española Carlos Casado con la argentina Cresud, del grupo IRSA, para sembrar 42.000 hectáreas, con posibilidad de extenderse a 100.000.

Pero el cultivo ha quedado bajo la línea de fuego de alas más duras de la coalición política que llevó a Lugo al poder, en lo que a política agraria se refiere.

Primero, el ministro de Agricultura, Cándido Vera Bejarano, dijo que se iba a realizar un ordenamiento territorial para la producción de soja, lo que en buen romance significa imponer vedas territoriales a su siembra.

Además cargó contra la mecanización agrícola –estaría utilizando el término como sinónimo de agricultura industrial- como responsable de la expulsión de campesinos hacia las grandes urbes.

Sin embargo, Vera Bejarano sabe que la oleaginosa es uno de los principales generadores de divisas para el país, junto con la carne vacuna, y este lunes salió a desdecirse parcialmente.

“De ninguna manera se habló de limitar la soja, pero sí hablamos de un reordenamiento productivo”, destacan los medios paraguayos las palabras del funcionario, quien además parece estar afectado de consenso-manía.

“No queremos imponer ninguna medida y menos desacertada. Vamos a recurrir siempre al diálogo para que la determinación tenga validez”, declaró.

Mientras esto dice, en el Congreso del Paraguay avanza un proyecto que busca gravar con retenciones de hasta 15% las exportaciones de poroto de soja.

Los impulsores del proyecto son dos diputados del oficialista Partido Liberal Radical Auténtico, Elvis Balbuena y Pedro González, quienes afirman que de esta manera se estimulará la radicación de la industria de la molienda.

De hecho, las aceiteras ubicadas en el up river argentino, con epicentro en Rosario, son los grandes compradores del poroto paraguayo, que ingresan a la Argentina vía el sistema de importación temporaria, para procesarlo y reexportarlo como aceite y harina; y que en siete meses de este año ya superó los 2 millones de toneladas.

Ambas iniciativas ya dividen al sector agropecuario del socio del Mercosur. Entidades de carácter social, vinculadas a la agricultura familiar, saludan los proyectos y los avalan, mientras que las entidades de agricultores tradicionales, así como las cámaras empresarias vinculadas al agronegocio, las condenan.

Temas en esta nota

    Cargando...