El Gobierno anunció un nuevo canje de deuda para salir del default

Buscan regularizar la deuda en default restante. También habrá un canje de préstamos en poder de los bancos. El Tesoro recibirá u$s 3.500 millones en cash.

23deSeptiembrede2008a las08:03

El Gobierno confirmó ayer una movida clave para dejar atrás el aislamiento financiero internacional y despejar los vencimientos de deuda de los próximos años. A través de una propuesta conjunta que le acercaron tres bancos internacionales, la administración de Cristina Fernández de Kirchner aceptó reabrir el canje de deuda concretado en 2005 (pero en peores condiciones para los acreedores), a la vez que avanzará en la refinanciación de los préstamos garantizados en poder de los bancos que vencen a corto plazo.

Ambas operaciones implican canjear deuda por cerca de u$s 13.000 millones y la emisión de nuevos bonos que le reportará al Gobierno el ingreso de al menos u$s 3.500 millones en dinero en efectivo.

El anuncio fue hecho ayer por Cristina Kirchner desde Nueva York, en su discurso en el Council of Foreign Relations. Ahí, admitió que el Gobierno recibió propuestas “muy interesantes” y “beneficiosas para el país” de tres bancos internacionales. Se trata del Citibank, Deustche Bank y Barclays Capital.

Ayer por la mañana en la Rosada se firmó la presentación de la propuesta de los bancos al Gobierno. Por parte del Ejecutivo comandaron la operación el jefe de Gabinete, Sergio Massa; el ministro Carlos Fernández; y el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino. Los representantes de los bancos fueron Juan Bruchou (Citibank), Marcelo Blanco (Deustche) y Roberto Helbling (Barclays).

En lo que se refiere a la reapertura del canje de deuda en default, el consorcio de bancos cuenta con mandato de la mitad de los holdouts (acreedores que no entraron al canje de 2005). Le garantizaron al Gobierno la aceptación de cerca de u$s 10.000 millones, de los u$s 18.000 millones que quedaron afuera del canje.

Las condiciones de este nuevo canje son más desventajosas para los acreedores que el concretado en 2005. La mecánica es así:

Por cada u$s 1.000 millones que traiga un acreedor en valor nominal de un título en default recibirá un bono Discount (la misma serie que se lanzó en 2005) por u$s 350. Es decir, con una quita del 65%.

Al mismo tiempo, el acreedor deberá suscribir otro título en dólares a 10 años, que tendrá una tasa menor al 12%. El punto clave es que para suscribir este nuevo bono se deberá pagar en efectivo un 25% del valor nominal del títulos en default. En este caso serían u$s 250.

Además, los intereses caídos desde 2003 a la fecha se reconocen, pero se capitalizan con la entrega de más títulos Discount con su quita pertinente.

Tomando en cuenta que el Gobierno tiene asegurado por contrato con los bancos un nivel de adhesión mínimo de u$s 10.000 millones, esto significa que el Estado se hará de fondos frescos por u$s 2.500 millones.

A eso habrá que sumarle otros u$s 1.000 millones que por un mecanismo similar recibirá en el canje de los préstamos garantizados. En total, al terminar ambas operaciones el Gobierno se hará, como mínimo, de u$s 3.500 millones en cash. Podría ser más si entran más bonistas a la operación. “Con este dinero, más los u$s 3.000 millones que despejamos del año próximo de vencimientos de préstamos garantizados está cerrado el programa financiero hasta 2010”, aseguraban anoche fuentes oficiales. Y aunque será un trámite formal, el Gobierno deberá enviar esta propuesta de canje al Congreso para su aprobación parlamentaria.

En lo que se refiere al canje de préstamos garantizados en poder de los bancos, la operación se dividirá en dos tramos. El internacional, para los préstamos en dólares y el nacional para los que están en pesos. En el caso del primero se entregará un título Discount más un bono nuevo que se obligará a suscribir a las entidades. Es decir, que por

Temas en esta nota

    Cargando...