Otra cifra oficial polémica: la pobreza disminuyó al 17,8%

El dato se basa en la inflación del Indec.

Por
23deSeptiembrede2008a las08:11

Según la mirada sobre la realidad que tiene el cuestionado Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), los índices de pobreza e indigencia no se detienen en su caída. El organismo oficial difundió ayer un informe que señala que, en el primer semestre de este año, vivía en la pobreza el 17,8% de la población de la Argentina, y un 5,1% era considerado indigente por no poder procurarse siquiera los alimentos más básicos.

Esos índices llevan a concluir que serían unos 6,92 millones los pobres y que, de ellos, 1,98 millones estarían en la indigencia: 1,19 millones y 860.000 personas menos en cada caso, en comparación con la primera mitad de 2007.

La estimación fue hecha a partir de los polémicos datos de la evolución de los precios que difunde el Indec. La estadística que elabora el Gobierno señala que el valor de la canasta básica de alimentos usada para medir la indigencia aumentó un 5,8% entre junio de 2007 y ese mes de este año, y un 2,8% sólo durante el primer semestre de 2008. Para el valor de la canasta básica total, que suma otros bienes y servicios y es utilizada en la medición de la pobreza, se estimó un encarecimiento del 7 por ciento.

La medición oficial de la inflación está fuertemente cuestionada por economistas y técnicos del propio instituto desde enero de 2007, por lo cual los datos de pobreza e indigencia de hace un año ya estaban impactados por la escasa credibilidad. Los estudios privados de economistas calculan, por lo general, un nivel de inflación que se multiplica por tres en relación con el informado oficialmente.

Un informe de la Sociedad Laboral de Estudios Laborales (SEL), difundido poco tiempo atrás, estima que, en el primer semestre del año, los precios de la canasta básica de alimentos subieron un 22,7% y, sobre la base de ese índice y de estimaciones sobre la evolución de los ingresos de las personas, afirma que la pobreza afecta al 31,6% de la población y la indigencia, al 10,8%. Con esos datos, podría estimarse que las cifras del Gobierno niegan la realidad de pobreza de 5,36 millones de habitantes y esconden la indigencia de 2,22 millones.

Para estimar la indigencia y la pobreza, el dato del valor que tienen las canastas de alimentos y de bienes y servicios básicos, respectivamente, se cruza con las cifras de ingresos que dice percibir cada familia relevada por la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), hecha también por el Indec. Las personas que viven en hogares donde los ingresos no alcanzan para cubrir el costo de esos bienes para todos sus integrantes son consideradas pobres o indigentes.

En términos de cantidad de hogares, según el Indec, son pobres el 11,9%, e indigentes, el 3,8 por ciento.

Los ingresos
Los resultados de esta encuesta, que es la usada para estimar el desempleo, también fueron puestos en duda o, por lo menos, no cuentan con el aval de los técnicos que hasta principios de 2007 trabajaban en el procesamiento de los datos. Según aclaran, ellos ya no tienen acceso a los datos de la encuesta correspondientes a la ciudad de Buenos Aires y el conurbano, sino que los resultados del área son vistos directamente por la conducción del organismo.

Según el informe oficial, en el Nordeste, la pobreza es superior al 30%, con un pico en la capital de Chaco: el 35,4% de quienes viven en Resistencia es pobre. En la ciudad de Buenos Aires la pobreza llega al 7,3% y, en el conurbano, al 19,9 por ciento.

Por Silvia Stang.

Temas en esta nota

    Cargando...