Cheppi pidió tiempo y el agro amenazó con volver a las rutas

Si la semana próxima no hay anuncios, las entidades convocarán a un nuevo paro.

24deSeptiembrede2008a las07:11

Todas las reuniones del Gobierno y el campo terminan tarde, de noche, y la de ayer no fue la excepción. En un encuentro de tres horas, el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, intentó calmar a los ruralistas con la promesa de más reuniones. Y el presidente de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca), Ricardo Echegaray, les mostró con estadísticas que su organismo no está frenando las exportaciones agrícolas, pero no puso las manos en el fuego por otros organismos del Estado.

Los integrantes de la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias hablaron del proceso de liquidación de vientres (desinversión) que experimenta la ganadería, el cierre de tambos y los bajos precios que los productores de trigo reciben por su mercadería. Cheppi aceptó que la situación es difícil y pidió tiempo.

Los dirigentes del agro, que coincidieron en que la reunión fue muy cordial, entendieron que el secretario necesita esos días para hablar con la presidenta Cristina Kirchner y saber "hasta dónde puede intervenir", según palabras de un ruralista. Anoche, ante cada planteo del campo, el funcionario respondió: "Estamos trabajando en eso", pero se excusó de dar detalles.

El clima en Paseo Colón 922, un bello edificio identificado pomposamente en su frente como Ministerio de Agricultura, no era el mejor. La puja interna entre Cheppi y Echegaray por la cuota Hilton -que le valió al primero la desautorización de sus jefes políticos- se percibe en la desconfianza con la que se tratan sus colaboradores más estrechos en los pasillos. Los mismos espacios por los que circulan discretamente funcionarios de anteriores gestiones como el ex presidente de la Oncca José Portillo o el asesor del ex secretario Javier de Urquiza Carlos Milicevic, que conserva el mismo cargo en el staff de Cheppi.

Tras el encuentro, los ruralistas fueron moderadamente duros en sus apreciaciones, hechas en el mismo Salón Gris en el que se desarrolló el encuentro con los funcionarios. Los ruralistas no quisieron cargar las tintas antes de tiempo porque desde el entorno de Cheppi les avisaron que, si el secretario no encuentra margen de maniobra para tomar decisiones, terminará dando un paso al costado.

Anoche, más de la mitad de la reunión estuvo a cargo de Echegaray que, exultante, se jactó de haberles demostrado a los ruralistas que los productores agropecuarios están exportando normalmente. Mostró los números de embarques autorizados de carne, lácteos y granos en lo que va del año.

Frustración
Sobre estos temas, los ruralistas dejaron sus propuestas en un documento de tres carillas. "Nos retiramos con mucha preocupación", dijo el presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi. Para su par de la Sociedad Rural, Luciano Miguens, fue "frustrante". La cara larga del vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Néstor Roulet, lo eximía de abundar en palabras. Su par de Coninagro, Carlos Garetto, se limitó a sonreír.

Esta semana no habrá paro, pero no porque muchos productores de base no quieran sino por otras razones: la Sociedad Rural y la Federación Agraria renovarán sus autoridades mañana. En la entidad centenaria asumirá la presidencia Hugo Luis Biolcati y, en Federación Agraria, será reelecto Buzzi. Esos ámbitos serán caja de resonancia del malestar creciente del sector, allí los discursos serán muy duros. Como en el conflicto por las retenciones móviles, las entidades dejarán hacer a sus productores y se limitarán a facilitar y coordinar esas protestas.

Ante esa posibilidad, Buzzi avisó: "No se descarta que la protesta implique vigilia en las rutas". El campo sigue reclamando mejores precios para el kilo de novillo vivo, el litro de leche cruda y la tonelada de trigo, a lo que se sumó el pedido de asi

Temas en esta nota

    Cargando...