Por primera vez desde la devaluación, este año caerá el uso de fertilizantes

La suba de precios de estos insumos alcanzó hasta 150% respecto del año pasado, contra un 80% de mejora que logró la soja en su mejor momento, hace tres meses atrás.

Por
24deSeptiembrede2008a las07:16

La revolución agrícola de los últimos 25 años, que disparó la producción granaria argentina desde los cerca de 40 millones de toneladas de granos y oleaginosos a más de 90 millones de la campaña pasada, se basó en tres pilares: la siembra directa (sin arado de la tierra), la adopción de cultivos transgénicos y la aplicación de fertilizantes y agroquímicos.

Pero este año, por primera vez en al menos un cuarto de siglo (exceptuando el fatídico 2002), los productores argentinos reducirán el uso de fertilizantes, productos destinados a reponer los nutrientes del suelo para asegurar tanto mejoras de los cultivos en curso como el mantenimiento de la tierra en condiciones para futuras siembras.

Según el especialista Gustavo López, de la consultora Agritrend, “es lógico pensar en un recorte de entre 15% y 20% en el uso de fertilizantes”. La misma cifra maneja un directivo de una cámara que agrupa a firmas comercializadoras de insumos (como Profertil, Mosaic, Petrobras y Nidera, entre otras) que prefirió no ser citado.

De confirmarse esa proyección, el consumo caería desde las 3,6 millones de toneladas en 2007, hasta los 2,9 millones este año, menos incluso que en 2006.

La merma se explica, en primer término, por el aumento del precio, que superó ampliamente el aumento interanual del valor de los commodities. Según un estudio de la consultora Investigaciones Económicas Sectoriales (IES) sobre el rubro, el precio de los fertilizantes nacionales trepó 21,2% entre julio de 2007 y julio de 2008, mientras que los importados aumentaron 149,9%.

Las dos grandes familias de fertilizantes son los nitrogenados y los fosforados. De los primeros, el 45% se produce en el país, pero sólo el 8,8% de los fosforados son de fabricación nacional, según un reciente informe de la Fundación Producir Conservando (FPV).

La remarcación del precio de los nutrientes se junta con el reacomodamiento de los valores internacionales de los granos a la baja. En el caso de la soja, en los últimos tres meses cayó desde más de u$s 600 la tonelada, a u$s 430. Pasó así de una diferencia positiva del 80% frente a la cotización del año pasado, a una de 30% (en septiembre de 2007, el valor rondaba u$s 330) en Chicago. En el mercado local, el aumento del precio fue cercano al 17% interanual, con una soja que alcanzaba ayer los $ 880 la tonelada. Indudablemente, el margen se redujo.

Otra razón de la caída en el uso de fertilizantes está el recorte del área sembrada con trigo (18%) y de maíz (estimada en 15%). Parte de estas áreas irán a soja, grano que usa menos fertilizantes que los anteriores. Según datos de la FPV, en 2006, del total de fertilizantes aplicados, el 33,3% fue para trigo, el 25% para maíz y el 16,9% para soja.

El recorte del uso de los fertilizantes contradice las recomendaciones de la FPV, que recientemente publicó un informe donde estima que el uso de estos insumos debería aumentar hasta 4,4 millones de toneladas en 2015, casi un 13% más que lo consumido en 2007.

Por Julieta Camandone.

Temas en esta nota

    Cargando...