Se agrava aún más la sequía en Santa Fe

No menos de 200.000 cabezas desaparecieron en el centro norte de la provincia; no se sembró trigo en el departamento 9 de Julio.

24deSeptiembrede2008a las07:21

TOSTADO, Santa Fe.- "Vamos al cementerio", invita José Zabala. Se refiere a un lugar del campo donde yacen decenas de animales. Zabala tiene 49 años, lleva en el rostro la marca que por estas latitudes deja trabajar de sol a sol en los duros veranos y hace con entereza una cuenta cruda: ya se han muerto 12 vacas propias y otros 130 animales de campos familiares que administra.

Un poco por aquí y otro tanto más allá, así están dispersos de a 10, 20 o 30 los animales que componen el cementerio a cielo abierto del que habla. Es la postal más repetida de la sequía que atraviesa el centro norte santafecino, que ya se ha cobrado la vida de por lo menos 200.000 cabezas de ganado, según cifras del gobierno provincial.

Zabala saca una planilla con registros de lluvias en su campo desde los tiempos de su abuelo y afirma: "Es la peor sequía en 71 años en la zona". A su lado, Alejandro Lahitte, presidente de la Sociedad Rural de Tostado, una localidad de 14.000 habitantes ubicada a 330 kilómetros al noroeste de Santa Fe, parece confirmar el dato. Allí dice que en ese campo llovieron 374 milímetros en 1937 y que, en lo que va del año, se registran 207 milímetros. El número apenas supera los 180 mm que promedió Tostado hasta ahora. El registro indica además un déficit de más de 600 millones respecto de una media histórica que debe rondar los 830 milímetros.

"Esto es una agonía", expresa Zabala, y señala una vaca que ya no puede levantarse. Ese animal tiene hoy 250 kilos, pero debería estar en torno de los 400 kilos. "Esa vaca está esperando la muerte", agrega Sixto Periche, jefe de la agencia de extensión rural del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de esta localidad.

Así se vive, con angustia cotidiana, la sequía en una zona de los Bajos Submeridionales -extensión de 5 millones de hectáreas entre Santa Fe, Chaco y Santiago del Estero- que, entre 1973 y 2003, tuvo campos semiencharcados con condiciones para la ganadería vacuna dentro de un período húmedo, pero que desde hace unos años comenzó a tener cada vez menos agua útil. Si hay agua bajo tierra es altamente salina.

Según datos de la Sociedad Rural local, en el departamento de 9 de Julio, que tiene como cabecera a Tostado, la mortandad oscila entre 100.000 y 150.000 cabezas, sobre un stock de un millón de animales, lo que arrojaría una pérdida económica de 120 millones de pesos. Es un golpe para los 1600 ganaderos de este departamento santafecino y para los 300 productores de esta localidad en particular. El 90% del departamento 9 de Julio, de más de 1,65 millones de hectáreas, tiene su pulmón en la ganadería. El 76% de los productores tiene menos de 300 cabezas. No existe por aquí la oligarquía vacuna de la que habla el Gobierno. En todo el norte santafecino hay más de 2,5 millones de cabezas afectadas por la seca.

"Este año no se produce para producir, sino para salvar la hacienda", subraya Periche. Con esa frase, el técnico del INTA introduce otro costado del drama: "Un animal de 200-250 kilos debería ganar no menos de 500 gramos por día de peso. Por el contrario, hoy pierde entre 150 y 300 gramos [de estado corporal]", explicó el presidente de la Sociedad Rural local. Muchas vacas se han muerto, además, junto con el ternero. Por otra parte, si bien un animal adulto debería estar tomando unos 40 litros de agua por día, acá los productores "tratan de darle lo que pueden", explica Lahitte. A fuerza de mayores costos en un momento de crisis, algunos traen agua del río Salado.

A las puertas del servicio que arrancará en un mes, aquí hay otra preocupación: con las vacas sin un óptimo estado corporal, no habrá celos ni preñeces importantes. "De 100 vacas van a quedar preñadas 30, cuando lo normal sería 65-70",

Temas en esta nota

    Cargando...