Sigue la polémica por los fondos para el tren bala

Según Economía, no está previsto para 2009; la Secretaría de Transporte dice que sí.

25deSeptiembrede2008a las07:33

La financiación del proyecto para construir un tren de alta velocidad que uniría Buenos Aires con Rosario y Córdoba sigue generando un fuerte debate dentro del Gobierno y entre el oficialismo y la oposición parlamentaria.

El Ministerio de Economía, en la voz del secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa, confirmó ayer que en el proyecto de presupuesto 2009 que se envió al Congreso no se incluyó una partida especial para financiar el polémico proyecto del llamado tren bala.

De esta manera, el funcionario intentó poner punto final a la polémica que se ha desatado entre el secretario de Transporte, Ricardo Jaime, que enfatiza que el tren bala sí contaba con financiamiento presupuestario, y el jefe de Gabinete, Sergio Massa, que afirmó lo contrario al presentar el presupuesto ante la prensa.

Pezoa formuló estas precisiones ante la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, que ayer inició el debate del proyecto de ley de presupuesto del año próximo. "El tren bala no está en el presupuesto", enfatizó el funcionario ante la pregunta de los legisladores de la oposición. Sin embargo, la respuesta de Pezoa no logró despejar las dudas.

"Que no se incluya una partida específica para el tren bala no significa nada. En el transcurso del próximo ejercicio, el jefe de Gabinete puede echar mano de los superpoderes presupuestarios para reasignar partidas y, así, dotar de financiamiento al proyecto, si lo considera pertinente", advirtió el diputado Claudio Lozano (Proyecto Sur-Capital).

En efecto, el presupuesto 2009, según confirmó el propio Pezoa, incluye unos 3200 millones de pesos para inversiones ferroviarias. El Gobierno podría redireccionar esos recursos para el tren bala, señalan en la oposición.

Con los empresarios
Días atrás, cuando el proyecto de ley de presupuesto fue girado al Congreso, los integrantes del consorcio que se adjudicó la obra se reunieron con el secretario de Transporte para ver si efectivamente el dinero estaba o no en la previsión de gastos del año próximo.

Y la respuesta que se llevaron los empresarios de la francesa Alstom, la española Isolux y las locales Iecsa y Emepa no les dejó lugar a dudas: la previsión está incluida.

Según pudo saber LA NACION, Jaime les dijo a los ejecutivos que estuvieron en la reunión que los millones necesarios para avanzar en la obra estaban dentro de la partida destinada a la Administración de Infraestructuras Ferroviarias (AIF), una sociedad del Estado que fue creada este año junto a la Operadora Ferroviaria Sociedad del Estado (OFE), mediante la ley 26.352.

"El dinero está dentro de las partidas destinadas a la infraestructura ferroviaria. Nosotros seguimos adelante", ratificó ayer a LA NACION una fuente del Ministerio de Planificación Federal que trata con Jaime a diario.

Según estimaciones del Gobierno, el valor de la obra ascendería a 12.000 millones de pesos, que deberían ser pagados mediante desembolsos anuales y a medida que la traza avance. Por ahora, lo único que avanzó fue la adjudicación de la construcción del tren. Esta parte quedó en manos del consorcio Veloxia, un grupo de empresas liderado por Alstom.

Lo que resta definir es el financiamiento, que podría sufrir contratiempos, a juzgar por el nuevo contexto internacional que surgió de la crisis financiera global, con origen en Estados Unidos.

Un banco en problemas
El esquema original establecía la emisión de un bono que sería suscripto en su totalidad por el banco francés Natixis. Sin embargo, nunca se avanzó más allá. Los vaivenes de la economía doméstica y la crisis de los mercados globales (incluida la delicada situación en que entró el Natixis en su país) dilataron la salida a los mercados.

Para este año estaba pr

Temas en esta nota

    Cargando...