Presión de contraestación - Por Flavia Rossi (*)

El retraso en la cosecha de maíz y soja en Estados Unidos es un alivio para los mercados.No obstante, con el ingreso del poroto se podrán recomponer los ajustados stocks.

Por
26deSeptiembrede2008a las07:14

Aunque la volatilidad financiera que se mantiene durante los últimos meses le resta importancia a los fundamentos es conveniente no perder de vista qué está pasando en los propios mercados de granos.

Esta semana fue el comienzo formal de la cosecha de maíz en Estados Unidos, lo que confirmó el retraso de dos semanas que ha habido en durante todo el ciclo de desarrollo. Apenas poco más del 30 por ciento de los cultivos ha madurado –la mitad de lo normal para esta fecha– lo que explica por qué se cosechó tan sólo el cinco por ciento del área sembrada contra el 20 por ciento de un año atrás.

Algo similar sucede con la soja; todavía no se empezó a cosechar y lleva un retraso superior a los 10 puntos respecto a 2007.

Baja presión. El lento ingreso de la mercadería al circuito está limitando la presión estacional de esta altura del año, por lo que el mercado todavía sigue atento a los cambios que se hagan en los pronósticos.

La presión que recibirá la soja es inminente, ya que durante los próximos días se podrán recomponer los ajustados stocks con que está terminando la presente campaña 2007/08.

Que Estados Unidos reciba a la nueva campaña significa que su soja y su maíz serán más competitivos que la de sus rivales, entre los que se encuentra Argentina.

Impactos locales. El maíz local no sentirá tanto la presión externa como sí deberá asimilar la ausencia del sector exportador. El saldo exportable de la campaña 2007/08 está agotado y, aunque todavía falta embarcar unas dos millones de toneladas de los compromisos, el mercado se tranquilizará cuando se terminen las tareas de carga.

Precisamente, durante los próximos meses los principales compradores del maíz serán los consumos internos, los que no tendrán la necesidad de compartir el remanente con tantos compradores como lo hicieron hasta ahora.

El caso de la soja es distinto. Los premios del poroto argentino sobre la estadounidense en el mercado FOB son buenos y es activo el plan de embarque de los próximos días. China todavía es el comprador más importante de este momento, pero el ingreso de la soja estadounidense al circuito mundial obligará a los exportadores argentinos a mantener competitiva la producción local para mantenerle interesado.

Las exportaciones del complejo están atrasadas –se vendió 30 por ciento menos que el año pasado– por lo que todavía quedan varios meses de actividad por delante antes de cerrar la campaña 2007/08.

El complejo sojero está más expuesto que el maíz a las bajas que se produzcan en los mercados internacionales, lo que afectará no sólo a los exportadores –por la venta directa de sus productos– y al Gobierno, por el cobro de tributos. Los productos están más expuestos, ya que en el campo queda un 50 por ciento más de soja sin vender de lo que había el año pasado.

(*) Analista de mercados de fyo.com
frossi@fyo.com

Temas en esta nota

    Cargando...