Una oferta apetitosa para los bancos, las AFJP y el Gobierno

La propuesta de reestructuración de deuda reavivó la polémica entre los beneficios y los costos de reabrir el canje. De tener éxito la operación, la deuda subiría u$s 10.000 millones. El debate de los analistas pone la lupa en la señal al mercado y en las dificultades de financiamiento para el año próximo.

26deSeptiembrede2008a las07:37

El éxito de la doble propuesta de oferta de bonos, defaulteados y prestamos garantizados, realizada por tres bancos extranjeros al Gobierno dependerá de los siguientes aspectos:

a) Los bonistas que acepten esta nueva propuesta de los bancos en el caso de los bonos en default (holdouts) tendrán una quita mayor a los que entraron en el canje de la deuda de 2005 y no recibieran dinero en efectivo. A diferencia de aquel canje los bancos le darían dinero fresco al Gobierno por unos 2500 millones de dólares. Este valor equivale un 25% en efectivo que los bancos pagarían para canjear por bonos Discount en dólares una masa critica de aproximadamente el equivalente a unos u$s 10.000 millones de títulos en default que están en su poder aunque podrían sumar mas.

b) El Gobierno dice que se trata de una oferta de los bonistas al país y no de una nueva apertura del canje de deuda que esta impedida por la Ley Cerrojo. Si la oferta es aceptada habrá que abrir el canje.

c) En caso de regularizarse completamente la situación de los holdouts, la deuda pública pasará de unos 150.000 millones reconocidos oficialmente por el Ministerio de Economía a u$s 160.000 millones, de allí la necesidad de incorporar esos números en el Presupuesto 2009 por la emisión de nuevos bonos que no están computados. El monto involucrado en el futuro canje de deuda suma u$s 30.000 millones: unos u$s 21.000 millones corresponden al capital y el resto son intereses vencidos. Es que si todos los inversores aceptaran la transacción, se emitirá un título Discount en dólares que cotiza a 30% de la deuda nominal.

d) La nueva deuda emitida no presentaría vencimientos de capital en los próximos quince años e incluso parte de los intereses de este título se capitalizan. El nuevo título devengará una tasa de 12,5% anual y tendrá un vencimiento a 10 años. En este caso recuperarían cerca de 30% del monto original. Pero no cobrarán los intereses que van de 2003 a 2005 como sí cobraron los que entraron en la oferta original. Las condiciones son peores que las de hace tres años.

e) El punto de rispidez está centrado en la negociación de los cupones PBI. La propuesta de los bancos incluye la entrega de 3 unidades adicionalmente por cada Discount. Esto llevaría el valor de canje del bono a unos 55 dólares.

f) La futura operación puede verse como un negocio de los bancos que cobraran una comisión del 0,05 % del total de la deuda efectivamente canjeada. Por el momento es difícil calcular el monto de las comisiones

La otra arista que tiene esta oferta es la de los PGR o préstamos garantizados. La mayor parte de estos 14.000 millones de dólares están en poder de los bancos, AFJP y compañías de Seguro que los recibieron en 2001 cuando Domingo Cavallo anunció el megacanje y los fijo en 1,40 más CER. Estos entregarían además dinero en efectivo por unos 1500 millones de dólares contra la entrega de nuevos bonos Discount para el tramo internacional y un bono en pesos ajustado a tasa Badlar en para los inversores locales.

En este caso se trata de un gran negocio para los bancos AFJP y compañias de seguro ya que se calcula que entre ambos suman unos 10.000 millones de dólares en títulos que no tienen liquidez. Con este esquema el gobierno mejora en un escenario financiero internacional incierto su horizonte fiscal para los próximos tres años. Por último, la limpieza de los préstamos garantizados de los balances de los bancos implica eliminar bonos que ajustan con el CER o la inflación ya que esos bonos son parte del 60% de la deuda que e

Temas en esta nota

    Cargando...