Clarín.com en la zona de la sequía: Hay riesgo humanitario en el norte de Santa Fe

El gobierno provincial declaró zona de emergencia y desastre al 70% de su superficie. El calor agrava la crisis, que ya mató a medio millón de animales. Muchos productores eligen canjear el ganado por lo que consigan, abandonar la tierra y mudarse a la ciudad.

26deSeptiembrede2008a las16:54

Entre la emergencia y el desastre. Tal es la situación que el Gobierno santafesino acaba de reconocerle a 10 de sus departamentos, y a más del 70 por ciento de la superficie provincial. La sequía, implacable, se ensaña con especial dureza contra los pobladores del norte provincial. San Cristóbal, 9 de julio y Vera son los extremos de esta situación, que ya lleva meses sin lluvias y que suma más de 500 mil animales muertos tan sólo en esos tres estados. También con esas cifras se ha quedado corto el Gobierno, que estima la mortandad en 250 mil cabezas. "Tenía 40 animales y ya se han muerto 10, hagan la cuenta", desafía Hermenegilda Corbetti, una pequeña productora de San Cristóbal que ha optado por arriar sus vaquitas hacia las banquinas, con tal de que se mantengan vivas unos días más, hasta que se digne llover.

Las pérdidas son irreversibles y afectan a productores grandes y chicos, que toman medidas según sus espaldas. Mientras quienes más pueden mueven su ganado a otras regiones o les acercan agua con camiones; los más secos, si es que vale está figura, optan por riesgos como el de Hermenegilda, buscando pasturas donde no hay, o eligen abandonar sus tierras, canjear sus animales por lo que puedan y migrar a las ciudades más cercanas. "En este último año hemos recibido más de mil personas que vienen a instalarse a nuestra ciudad, por que en sus pueblos ya no tienen alternativa", dice el intendente de Tostado, Enrique Fedele. Y agrega: "La mayoría es gente de campo que sólo conoce oficios tales como alambrar, arriar ganado, etc... por lo que aquí, en una ciudad sin industrias, no encuentran otra actividad".

La situación se repite en casi toda la geografía norteña de Santa Fe, una de las regiones más importantes de la ganadería del país. San Cristóbal, 9 de Julio y Vera son, en ese orden, los departamentos que nuclean la principal actividad ganadera de la región. Y las pérdidas según estimaciones un tanto variables alcanzan al 15 o 20 por ciento del total de cabezas. "Este es el peor momento en los últimos 30 años, sólo cayeron 300 mm contra 800 o 900 que solemos tener para esta época", reflexiona José Bloj, de la comisión de la Sociedad Rural de San Cristobal. Pero en otros lugares no llueve ni eso. Y mientras más al norte se mire, peor se verá. La sequía se adueñó de los Bajos Submeridionales, unos 7 millones de héctareas compartidas por Chaco, Santiago del Estero y Santa Fe. La culpa la tiene el fenómeno de La Niña y el ya famoso corrimiento de las isoietas.

"Desde 2006 a hoy, arrastramos un déficit de 2 mil milímetros", estima el ingeniero agrónomo Daniel Chersich, un conocido guarda fauna del chaco santafesino. Y ese déficit de lluvias, sumado a las carencias estructurales y culturales de una región que sufre el mayor atraso de nuestro país, avizoran un escenario de pre catástrofe. Tasas de desempleo que según el propio intendente de Tostado ya arriman al 50 por ciento, analfabetismo, problemas de desnutrición y una seca que, aunque llueva, dejará marcas profundas por unos cuantos meses más. "El Gobierno provincial y el nacional deberían mirar esto con mayor atención antes de que sea tarde, hay un riesgo económico y social que puede convertirse en un problema humanitario", intuye el jefe comunal de Tostado, cabecera del departamento 9 de julio.

El pronóstico de desastre se expande en eco. No hay agua. Y lo que hay es escasez de rollos y de granos para alimentar la hacienda. Lo que se sembraron este año, apenas si asomó. "La sequía mató todo", sufre Hermenegilda, que sigue arriando a sus 30 vaquitas por las banqui

Temas en esta nota

    Cargando...