Un año complicadito

Aún hay lugares con humedad, como el centro de Buenos Aires. Enfermedades y plagas, se sienten.

Por
27deSeptiembrede2008a las08:41

Está claro que éste no es un año sencillo para la agricultura. A los problemas políticos y de precios, se suman los climáticos, con sus repercusiones en materia de enfermedades y plagas.

En base a distintos relevamientos hechos por entidades como la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la Bolsa de Comercio de Rosario y el INTA Balcarce, e informes de asesores privados, se describieron algunas patologías que están afectando tanto al trigo actualmente en desarrollo como a los lotes que están a punto de ser sembrados con cultivos de verano.

En el centro de la provincia de Buenos Aires, específicamente en Saladillo, la alta humedad está favoreciendo la aparición de enfermedades fúngicas en trigos de buena condición, con tres o cuatro macollos. Lo mismo sucede en muchos lotes de los alrededores.

En la Zona Núcleo, el problema es la dramática falta de humedad, que está afectando severamente el desarrollo de los trigos, algunos de los cuales ya han sido destinados a pastoreo. Los que todavían se cuidan, como en la localidad santafesina de Maciel, están sufriendo las consecuencias de la falta de agua.

Volviendo a la provincia de Buenos Aires, y a una región triguera por excelencia, como lo es la que rodeo al INTA Balcarce, en las últimas semanas se registraron distintos problemas sanitarios, como, por ejemplo, el causado por el colémbolo de la alfalfa.

Más al sur, en la zona de Necochea, hay muchos lotes con problemas de babosas y bichos bolita. Según informó a Clarín Rural el ingeniero Agustín Bilbao, sobre unas 2.500 hectáreas monitoreadas por su grupo de trabajo el 30% tiene babosas y/o huevos, mientras que el 22% tiene más de 80 bichos bolita por metro cuadrado, que es el umbral para el girasol, un cultivo importante en la zona.

Contra estas dos plagas, Bilbao recomienda claramente hacer un monitoreo presiembra, además de destacar la importancia de, entre otras medidas, tener barbechos limpios y, de hacer falta, aplicar la dosis correcta de cebos tóxicos en los sectores del lote con alta presión de la plaga, tanto en presiembra como, si hace falta, al momento de la siembra. 

Temas en esta nota

    Cargando...