El mercado dirá hoy si un acuerdo básico sobre el rescate le alcanza por ahora

Ya hay acuerdo, aunque no se consiguió la aprobación formal antes de la apertura de los mercados. Se podría penalizar esta demora. Los futuros mostraban anoche que las bolsas respiraban un poco. Pero no había euforia.

29deSeptiembrede2008a las07:43

Los mercados abren la semana entre aliviados y cautelosos, luego de que durante el último fin de semana el Congreso de Estados Unidos no lograra firmar la aprobación definitiva del plan de salvataje de deuda que impulsa George Bush. Lo que sí se consiguió, sin embargo, es un acuerdo respecto de los detalles finales del proyecto, que fue ampliamente modificado por los legisladores respecto del planteo original del oficialismo.

El acuerdo generó un optimismo muy recatado en las bolsas. Asia abría la jornada de hoy en alza. Al cierre de esta edición, el Nikkei japonés subía 0,65%. Los futuros de los principales índices de Wall Street registraban subas muy moderadas, del 0,1%. El dólar subía a u$s 1,45 por euro en Tokio contra el cierre de u$s 1,461 del viernes en Nueva York.

La preocupación por el destino de la banca europea, luego de que ayer se conociera que la entidad belga Fortis y la hipotecaria británica B&B serán nacionalizadas (ver pág.3) no contribuyó mucho a calmar los ánimos el fin de semana. Las palabras de hoy del presidente George Bush, que dará un discurso por la mañana, pueden llegar a inclinar la balanza en una u otra dirección.

“Pareciera claro a esta altura que el plan de rescate en EE.UU. se aprobará lo antes posible esta semana. De todos modos, creo que cualquier dilación es negativa. Ya fue muy costoso el haber corrido la aprobación hasta el fin de semana”, dijo Francisco Prack, de SBS Sociedad de Bolsa.

En concreto, ayer los legisladores estadounidenses comunicaron que piensan votar hoy la creación de un fondo de u$s 700.000 millones para comprar deuda de mala calidad. El secretario del Tesoro, Henry Paulson, hizo lobby durante todo el fin de semana para que se llegue a aprobar el paquete –el mayor rescate financiero en la historia de Estados Unidos – antes de la apertura de hoy de los mercados asiáticos. Quería así evitar otra seguidilla de días volátiles en las bolsas. Y en parte alcanzó su objetivo: tras las charlas maratónicas que se sucedieron entre el sábado y ayer, los líderes del Congreso se pusieron de acuerdo en un borrador del plan, de 106 páginas.

La llamada “Ley de Estabilización Económica de Emergencia de 2008” mantiene el objetivo central del programa del Gobierno. No obstante, en lugar de poner a disposición del departamento del Tesoro los u$s 700.000 millones de una vez, los fraccionará.

El Gobierno podrá usar u$s 250.000 millones inmediatamente y otros u$s 100.000 millones, si el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, determina que los necesita. El Congreso puede retener los otros u$s 350.000 millones si no está satisfecho con el desempeño del programa. Los demócratas también

lograron introducir cláusulas para la protección del contribuyente. Se estableció un consejo de supervisión del programa, que incluirá al presidente de la Fed, Ben Bernanke, y al presidente de la SEC, Chris Cox, entre otros. Además, los contribuyentes recibirán derechos de compra de acciones (warrants), con lo que se beneficiarán si las empresas que reciben la ayuda se recuperan.

Otra de las medidas que se acordó es la de limitar los ingresos de los directivos de las compañías participantes en el programa. Se estableció, también, que los jefes de empresas en quiebra no recibirán indemnizaciones multimillonarias cuando son despedidos, un beneficio que se conoce como “paracaídas dorado”. El Gobierno también elevará los impuestos a empresas que paguen a sus directivos por encima de 500.000 dólares al año. (ver aparte).

“Espero que podamos tratar el plan mañana (por hoy)”, dijo la presidenta de la

Temas en esta nota

    Cargando...