Los productores rurales se preparan para volver a las protestas, en medio de un clima de preocupación y enojo

Consultados por lanacion.com, plantearon que las negociaciones truncas con Cheppi y el nivel de retenciones configuran un escenario de fuerte malestar en las bases, al que se agrega la desesperación por la falta de lluvias; sostienen que el paro es "casi inevitable".

29deSeptiembrede2008a las13:09

Varios factores confluyen por estos días en la realidad y el ánimo de los productores y configuran lo que, sin dudar, llaman "el peor de los escenarios". Al todavía firme reclamo por el nivel de retenciones, se suman las denuncias de "trabas cada vez mayores" para la exportación, la devastadora sequía y la certeza de que el cambio de nombres en la Secretaría de Agricultura en nada modificó la situación del sector.

Pocas horas antes de que la Comisión de Enlace se reúna para definir los pasos por seguir, con la vuelta al paro en el primer lugar de la lista, y de que Carlos Cheppi intentara calmar los ánimos con promesas de medias para paliar la sequía, pequeños y medianos productores dialogaron con lanacion.com sobre el panorama actual. La mezcla de impotencia y enojo quedó en evidencia.

Detonante. "La sequía hace que el resto de los problemas salgan a la luz con una fuerza incontrolable. La situación es gravísima. Desde febrero que no llueve. Recién ayer cayeron 4 milímetros, pero hacen falta 150 para recomponer el perfil de siembra", aseguró Juan Carlos Pujato, productor santafecino de leche y soja.

A la hora poner en palabras el clima que se respira entre sus pares, Pijato no dudó. "El ánimo entre los productores es malísimo. Comparado con como estamos ahora, en marzo estábamos bárbaro. Los números no cierran, los subsidios llegan a cuentagotas, la cantidad de tambos que tuvieron que cerrar es tremenda y los productores más chicos están al borde de la quiebra", enumeró.

Al complicado panorama se suman, siempre según la evaluación de Pujato, la caída en el precio internacional de la soja y la "fortísima incertidumbre" por "la falta de políticas claras y de diálogo" que le atribuyó al gobierno de Cristina Kirchner.

"No hizo nada". En este contexto, el productor, que arrienda 200 hectáreas, cuestionó con fuerza al secretario de Agricultura, Carlos Cheppi. "Seguimos sin ningún tipo de política agropecuaria. La gestión de Cheppi es un desastre, no hizo nada" embistió. No se detuvo allí: "Como muchos, pensé que la cosa iba a mejorar, porque venía un tipo preparado, pero evidentemente o no lo dejan manejar o le pusieron el chip kirchnerista adentro", planteó.

Para Pujato, otro de los ejes del "clima crítico" que describe es la actitud de la sociedad frente al reclamo del campo. "Para la gente es como que el voto [en contra de las retenciones] del [vicepresidente Julio] Cobos solucionó todo y en realidad dejó todo en el freezer. No alcanza con suspender las retenciones móviles. El 35 por ciento [de impuesto] sigue siendo una locura", alertó.

En este punto, y aunque consideró que la vuelta al paro es "casi inevitable", advirtió que "hay que pensar otros métodos". Y ahondó: "No me parece que haya que cortar rutas y creo que no está en el ánimo de los productores. Lo que hay que hacer es retomar las acciones directas sobre el Congreso: insistir con los proyectos de [Felipe] Solá y de [Carlos] Reutemann". "En la situación de terror que atravesamos cortar la ruta no nos favorecería. El paro en la comercialización me parece una buena opción", concluyó.

Alivio insuficiente. "Bien porque llovió", fue la primera respuesta de Jorge Grinberg ante la consulta de este medio. Desde Bahía Blanca, donde se dedica al trigo, la cebada y la carne, el productor opinó que los principales problemas "siguen siendo" los "altísimos costos de los insumos" y lo que llamó el "exceso de controles" por parte de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) que

Temas en esta nota

    Cargando...